Salud

Herpes neonatal. ¿Qué es?

Herpes neonatal. ¿Qué es?
El herpes neonatal es una infección provocada por el virus del herpes simple (VHS).
0 Comentar

Diversas son las enfermedades que pueden contraer los niños. No obstante, tampoco hay que olvidarse de que también en el mismo parto pueden verse afectados por patologías e infecciones. Este sería el caso, por ejemplo, de lo que se conoce como herpes neonatal o herpes simple neonatal.

¿No sabes en qué consiste? Tranquilo, sigue leyendo y lo descubrirás. A continuación, te vamos a dar todos los datos de interés que necesites para que puedas saber a qué te enfrentas en el momento de dar a luz.

¿Qué es el herpes neonatal?

Bajo el nombre de herpes neonatal se encuentra una infección que es provocada por el llamado virus del herpes simple (VHS). Por regla general, la transmite la madre a su bebé durante lo que es el momento del alumbramiento teniendo como “escenario” lo que es el canal de parto. No obstante, es cierto que han existido casos puntuales en lo que esa transmisión se ha producido durante los primeros meses del embarazo.

Síntomas del herpes neonatal

En las dos primeras semanas de vida es cuando, por regla general, el bebé va a mostrar los síntomas que se identifican con el citado herpes. Nos estamos refiriendo a los siguientes:

  • Lesiones en la piel que están en relieve y que incluso pueden poseer cierto contenido transparente. Es lo que se conoce como vesículas y pueden aparecer en distintas zonas de su cuerpo como, por ejemplo, los ojos o la boca.
  • Falta de apetito.
  • Ciertas dificultades respiratorias, tales como episodios de apnea o gruñidos, por ejemplo.
  • Letargo o apariencia de cansado.

No obstante, aunque esos son los síntomas más frecuentes, no podemos olvidar otros como convulsiones, ictericia o incluso un shock.

Eso sí, hay que ser consciente de que en los casos más graves de herpes neonatal lo que sucede es que incluso se pueden ver afectados órganos internos e incluso el sistema nervioso. Eso es fruto de un herpes diseminado, en el primer caso, y de un herpes del Sistema Nervioso Central, en el segundo.

Tratamiento para el herpes neonatal

herpes neonatal
Las medidas en el parto

Se hace fundamental que, cuanto antes, el bebé sea llevado al pediatra para que este puede realizar un diagnóstico. Y es que de esta manera, si sufre herpes neonatal, podrá ponerle rápidamente un tratamiento que evite llegar a situaciones más graves.

Mediante distintos cultivos y exámenes realizará el citado diagnóstico y podrá tomar medidas en pro del bienestar del niño. En concreto, lo habitual es que se le proceda a realizar un tratamiento sistémico con aciclovir. Así es como se evitará que el herpes pueda acabar afectando a los órganos internos o al sistema nervioso. Es decir, es como se conseguirá que no se agrave la situación del menor hasta tal punto que su vida corra serio peligro.

¿Cómo prevenirlo?

Muchos son los debates que existen acerca de las acciones que se pueden llevar a cabo para prevenir el herpes neonatal. No obstante, entre las que consiguen más acuerdo están las siguientes:

  • Cuando se sospecha o se tiene la certeza de que la parturienta tiene una infección genial activa o herpes genital, es recomendable que el bebé nazca por cesárea.
  • De la misma manera, se establece que cuando se sospeche que la madre tiene un herpes genital no debe hacerse uso de los monitores en lo que es el cuero cabelludo fetal.
  • En el caso de embarazadas que tengan antecedentes de herpes genital es recomendable que durante la gestación sigan el tratamiento específico que les indique su doctor.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto hasta el momento sobre el herpes neonatal, se hace necesario conocer otra serie de aspectos relevantes acerca del mismo. En concreto, podemos destacar los siguientes:

  • Es una enfermedad poco frecuente. De ahí que solo se dé un caso por un número de entre 3.000 a 20.000 nacimientos.
  • En el 87 % de los casos se transmite a través del canal de parto.
  • Como hemos mencionado, es necesario que, cuanto antes, el doctor diagnostique y establezca un tratamiento para el menor que sufre esta patología. Y es que en caso contrario este puede tener que hacerle frente a neumonitis, encefalitis y en las situaciones más graves incluso a la muerte.
  • Entre los factores de riesgo que hay para que el niño sufra el herpes neonatal que se manifiesta con vesículas están que la mamá sea de raza blanca, que tenga menos de 25 años, que sea su primer embarazo o que se haya producido una infección materna en el tercer trimestre. No obstante, también hay mucho más probabilidades de padecerlo cuando el parto se produce en semanas anteriores a la 38, cuando la mujer ha tenido sexo oral receptivo en el último trimestre o cuando ella o su pareja sufra una enfermedad de transmisión sexual.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias