Cuidados del Bebé

Humidificador para el cuarto del bebé. ¿Por qué hay que colocarlo?

Humidificador
¿Es bueno para el bebé?
0 Comentar

Cuando se está preparando la llegada de un bebé, los padres proceden a comprar una larga lista de artículos que consideran que son imprescindibles para su cuidado. Nos estamos refiriendo a cuna, cambiador, parque, trona, sillita de paseo…Y a todos estos también son numerosos los adultos que añaden un humidificador.

Sí, se trata de un dispositivo que consideran imprescindible y que precisamente por eso ahora vamos a analizar. De esta manera, podrás saber si requiere que tú lo compres o no ante el próximo nacimiento de tu hijo.

¿Qué es el humidificador?

humidificador
El bebé mejorará su respiración

Lo primero que hay que saber que ese es un dispositivo que lo que permite es otorgarle mayor humedad al ambiente de cualquier estancia. En concreto, consigue que esa aumente entre un 30 % y un 50 % gracias a un sistema de evaporación y a un depósito donde incluye agua. Así el aire que se respire en la habitación será menos seco.

¿Por qué es necesario?

Como hemos mencionado, al principio son numerosos los padres que, cuando están comprando los artículos para cuidar a su bebé, no dudan en hacerlo lo propio con un humidificador para su habitación. ¿Por qué? Por numerosas razones, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Para evitar que el pequeño sufra la llamada rinitis seca del lactante. Esta se produce porque el niño, que durante todo el embarazo ha estado sumergido y ha tenido su nariz “húmeda”, se encuentra ahora en un ambiente más seco. Hasta que su fosa nasal se adapte a este, puede tener que hacerle frente a que se le reseca la mucosa, a que no puede respirar bien e incluso a que parece que tiene la nariz taponada.
  • Porque el recién nacido cuenta con una nariz muy pequeña y, especialmente por la noche, parece que está congestionado.
  • Porque el uso de la calefacción en el hogar en los meses de invierno propicia que se elimine por completo la humedad del ambiente. Y eso trae consigo que la garganta del bebé e incluso su piel se puedan resecar más, haciendo que, por ejemplo, pueda aparecerle un eccema.
  • Es una manera de conseguir que mejore si se encuentra con un catarro.

Razones, como ves, más que suficientes para tener en consideración la necesidad de comprarle un humidificador. Y teniendo este en casa no solo será el pequeño el que se beneficie de sus ventajas sino toda la familia en general.

Tipos de humidificador

humidificador

Eso sí, antes de proceder a comprar el artículo que nos ocupa, hay que tener en cuenta, entre otras cosas, que son tres los tipos fundamentales que existen:

  • De vapor caliente

    Se puede usar con agua del frío, es más barato y tiene la particularidad de que, como su nombre indica, se sustenta en lo que es la evaporación por calor.

  • De vapor frío

    Este se suele emplear con agua destilada, el vapor que genera es mucho más fácil de respirar y no se corre el riesgo de que eleve la temperatura de la citada.

  • Con ionizador

    Se caracteriza por el hecho de que es más caro así como porque consigue mantener el aire de cualquier estancia mucho más limpio.

Claves para usar el humidificador

humidificador

Además de todo lo indicado, hay que tener en consideración una serie de claves fundamentales a la hora de hacer empleo de este dispositivo que nos ocupa. Se trata de recomendaciones realizadas por pediatras:

  • Es importante que no se eleve demasiado la humedad con ese artículo, ya que la misma cuando es excesiva favorece la producción de hongos y de ácaros. Así, se determina que la humedad no debe superar el 50%.
  • Para que el humidificador pueda realizar su función de la manera más conveniente y beneficiosa es necesario que se le mantenga en buen estado. Y esto, entre otras cosas, pasa por cambiarle periódicamente sus filtros.
  • Aunque, como hemos citado, hay tipos que se pueden utilizar con agua del grifo, se recomienda que se empleen siempre con agua destilada.
  • Cuando el bebé no se encuentre en el cuarto donde ese producto está instalado hay que ventilarlo adecuadamente.
  • De la misma manera, hay que establecer que siempre hay que colocar el dispositivo en una zona que no esté precisamente al lado de donde duerme el niño. Y es que así se evita que ese pueda tener acceso al mismo.
  • A la hora de comprar uno hay que fijarse en varios aspectos importantes como son su potencia (mayor mientras más amplio sea el cuarto), que haga un ruido por debajo de los 30 dB, que disponga de un temporizador para poder ajustarse o que incluya sistemas antibacterias.

Síguenos en Facebook y conocerás más aspectos que te interesa conocer respecto a cómo cuidar a tu bebé.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias