Cuidados del Bebé

Dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé sufra ahogamiento

ahogamiento
Ahogamiento y cómo prevenirlo
0 Comentar

Lamentablemente, cada año por estas fechas conocemos los trágicos casos de niños que se ahogan en piscinas o en playas. Y es que un simple despiste o perderles de vista durante unos segundos son suficientes para que pueda tener lugar una situación como esa. Precisamente para alertar a los padres, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha optado por lanzar una nota de recomendaciones para la época estival. Un comunicado ese en el que llama poderosamente la atención un dato: dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé sufra ahogamiento.

Sigue leyendo y conocerás todos los consejos e información al respecto que ha dado dicho organismo.

Recomendaciones básicas

ahogamiento
Padres vigilantes para evitar el ahogamiento

En pro de evitar que cualquier pequeño pueda sufrir ahogamiento, desde la entidad ya mencionada se ha procedido a dar una serie de útiles recomendaciones:

  • Se hace imprescindible que en casa se vacíen los cubos y demás recipientes con agua que estén al alcance de la mano del niño. Y es que, como ha dado a conocer, “dos centímetros de agua en el fondo de un cubo, bañera, piscina portátil, etcétera y menos de dos minutos son suficientes para que un bebé pueda ahogarse”.
  • No menos importante es saber que también se aconseja que los padres no pierdan de vista a sus hijos. Es cierto que estos se mueven con agilidad y pueden “desaparecer” en segundos, pero hay que estar alerta ya que no reconocen las situaciones de peligro y tampoco tienen destreza en el agua.
  • Aunque puedan saber nadar o flotar, eso no significa que se pueda desentenderse de los niños.
  • Es recomendable que, desde el primer año de vida, los pequeños sean llevados a clases de natación para que empiecen a adquirir habilidades en el agua. De esta manera, si cayeran a una piscina o espacio similar tendrían “herramientas” para poder evitar el ahogamiento. No obstante, eso no significa que no haya que estar siempre pendientes de esos.

Otras medidas a tener en cuenta

ahogamiento
Medidas de seguridad para evitar el ahogamiento

Además de todo lo indicado, hay que tener en cuenta que desde la AEP se han dado a conocer otra serie de recomendaciones al respecto, entre las que destacan las siguientes:

  • Los niños pequeños, los que no sepan aún nadar o los que tengan alguna discapacidad física tienen que bañarse siempre con chalecos salvavidas e incluso deben tenerlos cuando estén cerca del agua. En este sentido, establece que “los flotadores hinchables y los manguitos generan una sensación de falsa seguridad y no se consideran dispositivos seguros”.
  • Nunca hay que dejar solo al menor en la bañera, aunque sea únicamente por unos segundos.
  • Hay que mantener siempre las puertas del baño cerradas.
  • Los recipientes con agua, tales como cubos de la fregona, deben vaciarse, como hemos mencionado antes, y después deben colocarse boca abajo.
  • Si se tiene piscina en casa o en la comunidad de vecinos, es necesario vallar el perímetro de la misma. Y es que se ha podido certificar que esa sencilla acción puede llegar a reducir hasta en un 95 % los ahogamientos.
  • En el caso de estar ante un caso de ahogamiento es fundamental actuar con rapidez pues los segundos son cruciales. Lo primero será sacar a la persona del agua, colocarla en un lugar seguro, alertar a los servicios de emergencia y realizarle las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

Las cifras de ahogamiento en España

ahogamiento
El atrapamiento es una de las causas de ahogamiento en menores

Además de todo lo expuesto, no hay que pasar por alto que en ese comunicado dado por la Asociación Española de Pediatría se ha optado por dar a conocer un importante número de datos respecto a las cifras de ahogamiento en menores. Se trata de una información relevante para que podamos tomar conciencia de la realidad al respecto:

  • Los ahogamientos vienen a suponer en nuestro país el 13 % de los casos de mortalidad infantil por lesiones en menores con edades comprendidas entre los 0 y los 14 años. Es más, son la segunda causa de mortalidad accidental situándose detrás de los accidentes de tráfico.
  • Además de lo indicado, hay que resaltar que los ahogamientos en menores de 5 años se produce, fundamentalmente, en lo que son piscinas de viviendas particulares o de comunidades privadas.
  • En el caso de los adolescentes, el ahogamiento tiene lugar, sobre todo, en el mar, en el río, en canales o en lagos.
  • El 70 % de las lesiones medulares que están relacionadas con el deporte o actividades recreativas se produce por saltos de cabeza.
  • El atrapamiento del pelo o de alguna parte del cuerpo en el sistema de drenaje y succión de la piscina es otra de las causas que puede llevar al ahogamiento. Y es que en estos casos el menor es arrastrado hasta el fondo de la misma.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias