Salud

¿Conoces el síndrome de Morris?

Síndrome de Morris
Síndrome de Morris
0 Comentar

Tener un hijo es una alegría enorme en todo momento, pero también requiere estar preparado para cualquier posible circunstancia que pueda hacer que, por determinadas causas, ese sea diferente. Precisamente por este motivo, ahora queremos darte a conocer qué es el síndrome de Morris.

¿Quieres descubrirlo? Sigue leyendo, te lo explicamos a fondo a continuación:

¿Qué es el Síndrome de Morris?

Lo primero que hay que saber es que también se da en llamar Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos (SIA). Para que pueda ser entendible podemos determinar que lleva a quien lo tiene a contar con los genes de un sexo pero con el fenotipo, lo que sería el aspecto o la forma, del otro sexo. Una circunstancia esta que, por tanto, genera un gran problema al que lo padece ya que no pueden englobarse por completo ni dentro del sexo femenino ni tampoco del masculino.

Es decir, la persona en cuestión a nivel externo tiene órganos sexuales femeninos pero no interiormente. En concreto, es muy habitual que cuente con testículos atrofiados que para poder descubrirse tienen que ser palpados a través de una correspondiente exploración física.

Causas del Síndrome de Morris

Aunque aún queda todavía mucho por estudiar al respecto del citado síndrome, lo que podemos exponer hasta el momento es que hay dos causas que pueden provocar el mismo de manera fundamental:

  • Que sea heredado de la madre. Y es que se considera que esta, que no lo padece, es portadora del mismo por un error genético en uno de sus cromosomas de tipo X.
  • Que tenga lugar como consecuencia de que el óvulo ha sufrido una mutación espontánea.

Tratamiento para el Síndrome de Morris

Según los expertos, el SIA afecta a personas que, fundamentalmente, cuentan con las hormonas necesarias para ser un hombre pero se topan con el hecho de que la testosterona no puede realizar su función porque lo que se llama receptor celular está modificado. De ahí que el pene no llegue a desplegarse y que lo que son los testículos no lleguen a descender como sería adecuado.

Precisamente por esa circunstancia lo que sucede es que desarrollen como una mujer: sus caderas se ensanchan, sus senos crecen pero…carecen de útero y de ovarios. Precisamente esa ausencia de aparato reproductor femenino es la que da lugar a que no tengan la menstruación. Por tanto, es en la adolescencia cuando descubren que sufren el citado síndrome, ya que acuden al médico ante la falta de periodo.

Después de la pubertad es cuando los profesionales médicos aconsejan acometer el tratamiento más adecuado. En concreto, este consistirá en someter al paciente a una intervención quirúrgica para poder proceder a extraer los testículos que no han descendido y que ocupan el lugar de lo que deberían estar los ovarios.

No obstante, también es cierto que, en muchos casos, lo que se opta es por reforzar la identidad sexual femenina de la persona en cuestión mediante un tratamiento hormonal. Sin pasar por alto que, en otras ocasiones, se opta por someterla a una cirugía vaginal.

Otros datos de interés

Además de todo lo indicado, merece la pena que conozcamos otra serie importante de aspectos en relación al síndrome de Morris, entre los que destacan los siguientes:

  • Se calcula que lo experimenta entre un 0,05 y el 1,7 % de la población mundial.
  • Quienes lo sufren no tienen la posibilidad de tener hijos de manera biológica.
  • Fue en el año 1817 cuando se habló del primer caso de mujer que tenía este síndrome. Aparentemente era una fémina, sin embargo, contaba con testículos que no habían descendido.
  • Otra de las características que identifica a las personas que nos ocupan es que apenas tienen vello en la zona púbica.
  • El SIA puede presentarse de dos maneras: completo, en el que se impide el desarrollo del pene y los demás órganos sexuales masculinos, o incompleto. En este último caso lo que sucede es que el individuo en cuestión cuenta con más rasgos masculinos.
  • Los principales problemas a los que se enfrentan quienes lo tienen son tanto el rechazo social como, en muchos casos, la incomprensión por parte de los profesionales sanitarios que les atienden. Es más, incluso cuando descubren que tienen ese síndrome pueden encontrarse con la incomprensión por parte de sus parejas sentimentales.
  • Son muchos los rumores, comentarios y “leyendas” que vienen a establecer que entre los personajes históricos que tenían este síndrome de Morris se encuentran desde la reina Isabel I de Inglaterra hasta incluso Juana de Arco.
  • Los padres con hijos con SIA es importante que se pongan en manos de médicos y profesionales en pro de obtener la mayor información posible al respecto. Solo de esta manera podrán ayudar a sus vástagos tal y como necesitan.

Síguenos en Facebook para estar al día de toda la información sobre la salud de los bebés.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias