Noticias

Cuatro años de cárcel para unos padres que causaron varias fracturas a su bebé

fracturas a su bebé
Padres ocasionan fracturas a su bebé
Comentar

Todos pensamos que el amor de unos progenitores hacia un hijo no tiene límites, lo que hace que estén dispuestos a todo por darle los mejores cuidados y atenciones. No obstante, lamentablemente parece ser que no siempre así. Y un claro ejemplo de esto es que unos padres han sido condenados ahora a cuatro años de cárcel por haberle causado varias fracturas a su bebé.

Sigue leyendo y descubrirás el caso.

Los protagonistas

En Murcia es donde ha transcurrido los hechos, pues es donde viven los principales protagonistas de este caso que a todo el mundo conmociona:

  • El bebé de pocos meses que, según se ha dictaminado por la autoridad judicial, fue víctima de malos tratos en el hogar infringidos por sus padres.
  • Los progenitores que ahora se enfrentan a una pena de 4 años de cárcel por dos delitos de maltrato familiar infantil.

El origen del caso y las fracturas a su bebé

Aunque ahora es cuando la Audiencia Provincial de Murcia se ha manifestado confirmando la sentencia de un juzgado de lo penal de la región que condenaba a los padres, el caso tiene su origen años atrás.

En concreto, el punto de partida de esta historia se halla en noviembre del año 2013 cuando el bebé sufrió lesiones en varias partes de su cuerpo, tales como el labio, la nariz, la frente, el tobillo o los pómulos.

Un primer caso notable de maltrato al que seguiría otro en enero de 2014. En esa ocasión, fueron de tal alcance las lesiones que presentaba que tuvo que permanecer dos semanas ingresado en el hospital para poder recuperarse. Tuvo que hacerle frente a varios y severos daños en su cuerpo, especialmente en el peroné y la tibia izquierdas así como en los dos fémures.

Los padres se exculpan

Lógicamente, ante las lesiones del pequeño, en el hospital se puso en marcha el pertinente protocolo de malos tratos y eso propició que los padres fueran detenidos y acusados de un presunto delito de maltrato infantil. Situación que les llevó a ser condenados por un juzgado de lo penal de Murcia a cuatro años de cárcel y a ser declarados culpables.

No obstante, los progenitores en todo momento se manifestaron inocentes. En concreto, llegaron a exponer que el primero de los episodios se debió a un sonajero que el pequeño utilizó y que al golpearse repetidamente se ocasionó las lesiones. Por otro lado, en el segundo suceso grave, el que le llevó al pequeño a estar ingresado, también procedieron a exculparse. Así, manifestaron que los daños se los provocó porque se precipitó desde la cuna al suelo debido a que esta tenía un barrote roto.

Precisamente porque se manifestaban inocentes, sus abogados optaron por recurrir la sentencia que les condenaba a prisión. La elevaron hasta la Audiencia Provincial de Murcia que ha sido la que ahora ha ratificado la citada pena de prisión por el conjunto de circunstancias que rodean al caso y que se considera que son clara demostración del delito de malos tratos infantiles.

La decisión judicial

En concreto, la citada Audiencia ha dado la razón al juzgado de lo penal y ha respaldado su sentencia. Lo ha hecho basándose en los siguientes argumentos:

  • No considera en absoluto creíble las razones que los condenados exponen como responsables de las múltiples lesiones que presentaba el bebé por todo el cuerpo.
  • En relación al punto anterior, ha manifestado que no se entiende que unos padres no reparen la cuna de su hijo si saben que está rota ya que son conscientes de que, en cualquier momento, podría producirse un accidente.
  • De la misma forma, ha expuesto que no puede saber cuál de los dos padres, si es que solo fue uno, es el responsable de los daños causados al menor. No obstante, sea el que fuera lo que es cierto es que mantuvieron una “actitud silente y omitiva”. Esta fue la permitió que los malos tratos siguieran produciéndose y que se incrementaran los riesgos de que la integridad física y la vida del pequeño estuvieran en serio peligro. Y es que conforme las lesiones se repetían su estado empeoraba de manera notable.
  • Es más, se determina que la madre era la que pasaba más tiempo con el pequeño y lógicamente habría visto sus lesiones, pero no las denunció. Por su parte, es innegable que el padre, al regresar del trabajo, también se percatara de los daños que tenía el cuerpo de su hijo y tampoco hizo nada por denunciarlo.

Por todo lo expuesto, la sentencia de cuatro años de cárcel para los progenitores se ratifica.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias