Embarazo

El síndrome de piernas inquietas durante el embarazo

Síndrome de piernas inquietas

Numerosos son los síntomas que pueden experimentar las mujeres durante el periodo de gestación. No obstante, en este caso vamos a centrarnos en uno que quizás no sea tan conocido, pero que afecta a muchas féminas a lo largo de los nueve meses del embarazo: el síndrome de piernas inquietas.

Sigue leyendo y conocerás todos los datos que te puede interesar saber acerca del mismo si ahora estás esperando un hijo.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

En la recta final del periodo de gestación, en el tercer trimestre, es donde suele aparecer el mencionado síndrome. Consiste en que la mujer tenga sensación de hormigueo en sus extremidades inferiores así como incluso quemazón, especialmente durante lo que es la noche. De ahí que no pueda evitar estar moviéndolas de manera casi incontrolable porque le alivia. Un movimiento que lo que, a su vez, trae consigo es que pueda tener dificultades para conciliar el sueño

Eso sí, hay que saber que esa situación no es algo único de féminas en estado, sino que puede experimentarla cualquier persona y a cualquier edad.

Las causas

Aunque se ha estudiado a fondo en los últimos tiempos el síndrome que nos ocupa, hay que tener claro que aún existen muchas dudas acerca de las causas que originan el mismo. Eso sí se ha determinado que básicamente hay dos tipos: el crónico, que está relacionado con un factor genético, y el secundario, que se produce cuando la persona en cuestión tiene los niveles de hierro bajos.

No obstante, no hay que pasar por alto que se ha podido descubrir que es muy frecuente que aparezca en mujeres durante el embarazo. En concreto, se calcula que puede afectar al 30 % de las gestantes, aproximadamente, y en ese caso no solo puede ser debido al citado hierro sino también al conjunto de cambios hormonales que esas experimentan.

Sus síntomas

Como hemos mencionado, la sensación de hormigueo e incluso lo que es el picazón en las piernas en general, y especialmente en los tobillos, son los dos síntomas que identifican al síndrome de piernas inquietas. Y de ambos que hay que establecer que son más frecuentes cuando la persona se encuentra en reposo. De ahí que quienes lo sufren no duden en ponerse en movimiento para poder reducirlos e incluso eliminarlos por completo.

Síndrome de piernas inquietas
Estar en reposo empeora el síndrome de piernas inquietas

El tratamiento del síndrome de piernas inquietas

En el caso de las embarazadas, salvo excepciones, se tiene claro que es una situación temporal, que, además, suele desaparecer poco antes del parto. De ahí que no exista ningún tratamiento específico para hacerle frente.

Eso sí, como es lógico los doctores recomiendan a las gestantes que salgan a caminar, que no tengan una vida sedentaria para poder evitar los síntomas.

Si se determina que el citado síndrome es fruto de unos niveles de mercurio bajos, se optará por recetarle algún tipo de producto, como puede ser un complemento, para que los mismos vuelvan a sus parámetros saludables.

Otros datos de interés

Además de todo lo indicado hasta el momento, merece la pena conocer otros datos importantes respecto al síndrome de piernas inquietas que estamos abordando:

  • Hay quienes consideran que otra causa que lo puede originar es el crecimiento del feto. Sí, determinan que esa situación puede traer consigo cambios en la pelvis que originen molestias y acaben desembocando en el mismo.
  • Se considera que en torno al 80 % de las personas que lo sufren, embarazadas y no, se topan con la circunstancia de que la principal molestia es que no pueden dormir adecuadamente.
  • Cuando se hace más intenso es cuando el individuo está sentado o tumbado.
  • A algunas gestantes este síndrome va más allá de las extremidades inferiores, llegando a afectarles también los brazos. No obstante, estos son los más casos menos frecuentes.
  • La irritabilidad, el cansancio constante y sus cambios de humor repentinos son otras consecuencias que trae consigo esta situación que estamos abordando. Y todas suelen ser fruto de que durante la noche o cuando intenta descansar la mujer no puede hacerlo como le gustaría.
  • En pro de ayudarle a hacerle frente al síndrome de piernas inquietas y, en concreto, a descansar adecuadamente se recomienda que no tome ningún producto con cafeína y que practique ejercicio a diario.
  • El ácido fólico o la vitamina B12 son otros de los elementos que se suelen utilizar en los tratamientos de mujeres que están esperando un hijo y se hallan en esta situación.

Síguenos en Facebook y estarás al día de un sinfín de aspectos relacionados con el embarazo y con la mejor manera de sobrellevar el mismo. No te los pierdas, te ayudarán sin lugar a dudas.

x
¡Síguenos!