Cuidados del Bebé

¿Cómo evitar que el niño se caiga de la cama?

Consejos para evitar que el niño se caiga de la cama

Una de las etapas más significativas en la vida de cualquier pequeño es cuando sus padres deciden que ha llegado el momento de que deje la cuna y empiece a dormir en su cama. Y es que, en ese instante, podrán aparecer tanto miedos del menor como la postura de negarse a abandonar la habitación de los padres. Por esas razones, los progenitores deberán tomar medidas y estar preparados, pero también para evitar que el niño se caiga de la cama.

¿Qué hacer para conseguir que no se golpee y caiga al suelo? A continuación, te damos trucos y consejos que te serán de gran ayuda si tu hijo se encuentra en esa fase de cambio:

Usar la baranda

Sin lugar a dudas, una de las medidas más útiles que existen al respecto consiste en hacer uso de las barandas que ya tienen muchas camas infantiles. Si tienes que comprar una de estas a tu hijo, apuesta por las que se presentan dotadas con ese dispositivo. Y es que gracias al mismo tendrás la absoluta tranquilidad de que no le va a pasar nada durmiendo, es decir, de que no se va a caer a las primeras de cambio.

Cojín, almohada o rollo de espuma

De la misma manera, también se puede recurrir al uso de ciertos artículos cuando la cama no tiene una barrera que evite la caída. En concreto, no hay nada mejor que en los laterales, se opte por colocar un cojín amplio, una almohada en posición vertical o incluso un rollo de espuma, como los que se emplean en natación. Se trata de productos que harán que el pequeño quede durmiendo entre ambos y que, al darse la vuelta en la cama y toparse con esos, se “frene”. Así, se podrá tener la certeza de que no sufrirá ninguna caída.

Instalar una barrera portátil

No obstante, además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto que a la venta hay barreras portátiles que se colocan y se quitan de las camas de forma cómoda. Se trata de dispositivos que traen consigo una serie notable de ventajas entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Como hemos mencionado, se instalan y se retiran de manera muy rápida y fácil.
  • Tienen a su favor que se pueden utilizar tanto en la cama que se tiene en casa como cuando se va a dormir con el niño a casa de cualquier familiar o amigo. Sí, porque son de “quita y pon”. Y a esto contribuye el que se puedan transportar plegadas y el que pesen poco.
  • En el mercado se pueden adquirir en distintos tamaños para poder adecuarse a las características de las diversas camas.
  • Cuentan con un precio óptimo.
  • Son seguras, resistentes y estables.

Pared

Además de todo lo indicado, no hay que pasar por alto que es fundamental que en el cuarto se haga empleo de las paredes. Es decir, que la cama se coloque junto a una de estas, al menos, para que ejerza de barrera y evite la caída del niño.

Así, se puede optar por usar la pared en uno de los laterales de la cama, pegada a la misma, y en la otra se puede recurrir al empleo de rollos, barreras, cojines, almohadas…

se caiga de la cama
La pared y la cama infantil para evitar que se caiga de la cama

Consejos para el paso de la cuna a la cama

Si importantes son las recomendaciones que te hemos dado, tampoco podemos pasar por alto que también lo son otras que ayudarán a que ese paso de la cuna a la cama del niño sea lo menos “traumático” posible. ¿Quieres conocerlas? Estas son las más significativas:

  • Hay que hacerlo poco a poco. Una buena forma es comenzar por hacer que las siestas las duerma en la cama y así irá cogiendo el “gusto” a la misma, se irá adaptando y luego ya se podrá decidir que siempre duerma en esa.
  • Es fundamental que los padres tengan paciencia, pues a cada niño le costará más o menos hacerle frente a ese cambio.
  • Se debe recurrir al uso del refuerzo positivo. Así, cuando una siesta la pase por completo en la cama o incluso una noche, se le dará cuenta de que lo ha hecho muy bien, de que ya es mayor…
  • Hay que conseguir que empiece a gustarle su cama y su habitación, por lo que se puede hacer que contribuya a decorarla eligiendo el color, las sábanas de sus personajes de ficción favoritos…
  • Se puede optar también por permitirle que duerma con su muñeco o peluche preferido, porque eso le dará tranquilidad y seguridad. Es decir, conseguirá que se sienta más a gusto.
  • Hay que ser comprensivo, porque puede ocurrir que los primeros días llame durante la noche e incluso que se presente en el cuarto de los padres para pedir dormir allí.
x
¡Síguenos!