Nutrición

¿Quieres que tu niño coma verduras? Las claves para lograrlo

Consejos para que los niños coman verduras

La alimentación de sus hijos es una de las cosas que más preocupa a los padres, especialmente cuando ya esos pequeños pueden comer de todo, pero se niegan a tomar ciertos productos. ¿Cuáles suelen ser los que más rechazan? Las verduras, sin lugar a dudas. No obstante, es fundamental que las ingieran porque les van a aportar una larga lista de ventajas a su salud.

¿Cómo puedes hacer que tu niño las coma? Siguiendo los consejos que te damos a conocer a continuación. Son trucos sencillos, pero efectivos.

Platos originales y creativos

Como nos pasa también a los adultos, a los menores la comida les “entra por los ojos”. Es decir, que se van a animar a comer un plato si este presenta un aspecto agradable y atractivo.

Por eso, nada mejor que desarrollar la creatividad que se tenga. Y es que no va ser lo mismo que se les ponga, por ejemplo, una menestra de verduras tal cual a que la misma se emplate adquiriendo la forma de una cara, de un animal, de un personaje conocido…Si se opta por esta segunda opción, se tiene garantizado casi absolutamente que el niño se la va a tomar y sin poner reparos de ningún tipo.

plato de verduras
Platos creativos con las verduras

Da ejemplo

Por supuesto, hay que ser conscientes de que los hijos, sobre todo a edades tempranas, se comportan mediante imitación. Es decir, que actúan tal y como ven que lo hacen sus padres. Y esto se traslada también al tema culinario.

De ahí que si quieres que tu pequeño coma verdura, lo primero que vas a hacer es tomarla tú. Si te ve que periódicamente la ingieres, en diferentes platos y en muchas de sus variedades, ten por cuenta que se animará también a hacerlo y sin necesidad de que tengas que estar presionándole al respecto.

Cocina platos de verduras con tu hijo

De cara a que el niño pueda ver la verdura sin “prejuicios”, una buena alternativa consiste en que prepares junto a él distintos platos que se preparan con esa. El hecho de compartir tiempo contigo ya va a hacer que la asocie a algo positivo. No obstante, eso será solo el principio, pues el hecho de tocar las distintas variedades de verdura, el ver cómo las preparas y los platos tan espectaculares a los que dan forma va a contribuir a que, poco a poco, vaya dejando su rechazo hacia ese tipo de alimento.

Versiones con verduras

Por supuesto, también tendrás que agudizar tu ingenio para que tu hijo coma verduras si ves que no lo hace. En concreto, una buena opción consiste en preparar versiones de platos que le gusten que incluyan aquellas y sin darse cuenta.

Así, por ejemplo, puedes decantarte por elaborarle una pizza con esa clase de alimento y también puedes hacer lo propio con croquetas, empanadas, albóndigas o productos similares. Solo queda pensar bien en qué recetas pueden pasar más desapercibidas las verduras que quieres que coma para luego prepararlas en su versión más saludable.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, es importante que tengas en consideración otra serie de aspectos importantes en relación a las verduras en la alimentación de los niños. Nos estamos refiriendo a información como esta:

  • Es fundamental que en ningún momento le obligues de manera insistente a que coma una verdura concreta. ¿Por qué? Porque puedes conseguir el efecto contrario, que empiece a asociarlo a algo negativo (tu enfado, las peleas que se generan, su “obligación”…) y la rechace para siempre.
  • Hay que apostar por el refuerzo positivo. Es decir, si se anima a tomar verdura hay que darle la enhorabuena, decirle lo bien que lo ha hecho…De esta manera, se animará a probar más.
  • No menos relevante es que los padres deben tener mucha paciencia a la hora de poder conseguir este objetivo que nos ocupa. Y es que no todos los niños son tan rápidos en cuanto a comenzar a tomar verduras. Así, están los que no tienen ningún problema, los que son reacios pero acaban comiéndola y luego están los que la rechazan de pleno y necesitan mucho tiempo para incluirla en su dieta.
  • Jamás hay que “chantajearle” con la comida. Es decir, no se le debe indicar que si se come una verdura en concreto se le dará una recompensa. Eso es un error porque no puede realizar esa asociación, debe tomarla porque es beneficiosa y no porque sea un sacrificio que requiere una compensación.

Síguenos en Facebook y aprenderás más consejos que te pueden ayudar a mejorar en distintos aspectos la alimentación de tu hijo.

x
¡Síguenos!