Embarazo

Ejercicios de Kegel en el embarazo

Ejercicios de Kegel en el embarazo
ejercicios-kegel3
Comentar

Numerosos son los cambios que experimenta el cuerpo de la mujer durante el periodo de gestación. Por ese motivo, para intentar que, a pesar de todo, la futura mamá se encuentre en el mejor estado de forma y salud posible debe realizar deporte, siempre que su médico se lo permita. En este caso, además de salir a caminar, vamos a recomendar que lleve a cabo lo que se conoce como ejercicios de Kegel durante el embarazo.

A continuación, todos los interesantes al respecto.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

En la década de los años 40 fue cuando el ginecólogo y doctor Arnold Kegel dio forma a estos ejercicios que ahora nos ocupan, también llamados de contracción del músculo pubocoxígeo.

Los crea con un claro objetivo: prevenir y ponerle fin a los problemas de incontinencia urinaria que experimentan muchas mujeres tras el parto. De ahí que apueste por desarrollar movimientos y posturas que lo que hacen es fortalecer los músculos del suelo pélvico.

De manera interna es como se consiguen trabajar la musculatura de la citada zona con esta propuesta que, con el paso del tiempo, ha pasado a ser una alternativa muy interesante y beneficiosa también para los hombres.

Ejercicios de Kegel en el embarazo

Principales ventajas de practicar estos ejercicios en el embarazo

En cualquier fase y momento de la vida la mujer puede llevar a cabo la realización de los ejercicios de Kegel que nos ocupa. No obstante, si es especialmente importante que los acometa durante el embarazo es porque le permite disfrutar de las siguientes ventajas:

  • Prevenir lo que es la incontinencia urinaria que se suele experimentar durante el periodo de gestación, como consecuencia del peso que el feto ejerce sobre la vejiga.

  • No hay que pasar por alto que también es una estupenda medida para evitar que, llegado el momento del parto, se tenga que llevar a cabo en la mujer una episiotomía. Si la musculatura de esa zona baja se encuentra en buen estado, se va a facilitar que se pueda dar a luz con mayor rapidez y comodidad al tiempo que se evitan desgarros.

  • El hecho de que estos ejercicios contribuyan a mejorar y aumentar la circulación sanguínea en determinados partes del cuerpo es realmente beneficiosa. En concreto, llevarlos a cabo durante el embarazo permite que esa circulación mejore en la zona del recto y, por tanto, se puedan reducir las posibilidades de sufrir hemorroides.

Otros beneficios de los ejercicios de Kegel

Además de las ventajas expuestas de los ejercicios de Kegel durante el embarazo, se hace necesario que la gestante los realice durante los nueve meses porque eso le facilitará la recuperación postparto. En concreto, se establece que le ayudará a afrontar ese periodo después del parto de la siguiente manera:

  • Le facilitará enormemente el que pueda volver a realizar las actividades normales de su día a día sin temor a que se haga pipí cuando salte, se ría o tosa, por ejemplo.

  • Se considera, de igual modo, se establece que el llevarlos a cabo durante la gestación va a servir para que, a consecuencia del parto, no sufra lo que se conoce como salida de la vejiga. Nos estamos refiriendo a esos casos que se dan en el que la mujer, a raíz del alumbramiento, ve cómo la citada vejiga o determinados órganos de la zona se mueven de sitio.

  • De la misma manera, se viene a indicar que el fortalecimiento del suelo pélvico va a ayudar a que la fémina, una vez pase la cuarentena, pueda volver a disfrutar de relaciones sexuales placenteras.

Ejercicios de Kegel en el embarazo

Otros datos de interés

Además de toda la información que te hemos dado a conocer sobre los ejercicios de Kegel durante el embarazo, merece la pena que seas consciente de otros datos importantes al respecto:

  • Aunque lo habitual es que se realicen estando sentada, las mujeres principiantes pueden comenzar a realizarlos tumbadas. Eso sí, es fundamental ser conscientes de que, bajo ningún concepto, la espalda debe estar en otra posición que no sea alineada.

  • La cadera tiene que encontrarse en una posición neutra.

  • Es fundamental que, además de los movimientos, se tenga bajo control lo que es la respiración. Básicamente lo que se viene a indicar por los expertos en la materia, es que se lleve a cabo de manera normal, sin contenerla. Y es que el aguantarla, podría resultar perjudicial.

  • El movimiento de la musculatura interna del suelo pélvico se acomete en cuatro fases, como son las siguientes: contracción y elevación, mantenimiento, regreso y relajación.

  • Estos ejercicios hay que realizarlos a diario para poder conseguir todos los beneficios citados e incluso algunos más. Eso sí, para empezar hay que consultarle al médico o a la matrona, para que vengan a indicar cómo llevarlos a cabo de la manera adecuada.

Síguenos en Facebook y aprenderás más recomendaciones en pro de tu embarazo, parto y postparto.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias