Salud

Escándalo: el presunto fraude del caso Nadia. Conócelo

caso-nadia1
0 Comentar

Si hay casos que nos hagan ser solidarios es el de niños enfermos que requieren complicados tratamientos para poder curarse o sobrevivir. Y de eso precisamente parece ser que se “aprovecharon” los padres que nos ocupan y que han hecho que ahora se esté hablando del presunto fraude del caso Nadia.

Nos estamos refiriendo a los progenitores de esa menor, que ciertamente sufre una extraña patología, y que realizaron todo tipo de campañas para recoger dinero. Manifestaban que era la manera de que fuera tratada en Estados Unidos, sin embargo, ahora se ha desvelado que no lo usaron con ese fin. Descubre para qué.

Nadia

La niña que nos ocupa y en torno a la cual gira esta historia cuenta ahora con 11 años y sufre una enfermedad rara llamada Tricotiodistrofia. Sólo se conocen cien casos en el mundo de dicha patología, que genera en quien la padece desde envejecimiento prematuro hasta problemas en la visión pasando incluso por ciertos retrasos a nivel motor o intelectual.

A Nadia empezamos a conocerla en el año 2008, cuando apareció en distintos medios de comunicación de manos de sus padres que no dudaban en pedir ayuda para conseguir dinero con el que llevarla a Estados Unidos. Y es que, según contaron, en ese país, más concretamente en Houston, era donde se encontraban los doctores más especializados y los tratamientos costosos que necesitaba.

En todo momento estos progenitores tuvieron el respaldo de la ciudadanía pues, gracias a donaciones y a un sinfín de actos benéficos, parece ser que desde entonces han logrado recaudar unos 300.000 euros.

Caso Nadia - Padre de Nadia y Nadia Nerea

La mecha que enciende las dudas

Desde entonces hasta ahora, siempre en palabras de su padre (Fernando Drake Blanco), parece ser que la menor había sido sometida a un total de cinco operaciones en tierras norteamericanas. Pero ahora necesitaba una sexta intervención. De ahí que hace unos días el adulto volviera a aparecer en los medios pidiendo nueva ayuda para afrontar los gastos de ese nuevo tratamiento. ¿Resultado? Que en sólo unos días lograra reunir la friolera de 150.000 euros.

Sin embargo, esa situación empezó a levantar las sospechas. ¿Por qué? Porque las explicaciones que había dado parecía que presentaban lagunas e incoherencias. Y así lo comenzó a detectar Josu Mezo a través de su blog (Malaprensa). No obstante, días después fue una periodista especializada en el área científica (Ángela Bernardo) la que procedió a publicar en Hipertextual un artículo en el que venía a indicar que Fernando había mentido.

Caso Nadia - Padre de Nadia

El presunto fraude del caso Nadia

La citada periodista procedió a demostrar que el padre de Nadia no había hecho nada más que mentir a raíz de las investigaciones que había llevado a cabo. Así, dio a conocer que no existían determinados centros en los que supuestamente había estado la niña y que en otras clínicas no había sido tratada.

Pero no sólo eso. Además Bernardo, después de entrevistar a distintos profesionales e investigadores médicos, venía a exponer que había muchas lagunas y datos falsos en el testimonio que el hombre daba tanto sobre la gravedad de la enfermedad de su hija como de los posibles tratamientos que se consideraba podían curarla.

Después de todos estos datos y la pertinente denuncia que se pone a Fernando, un juez decide no sólo pedir los informes médicos de Nadia sino también inmovilizar las cuentas de la familia, más concretamente, las que tiene la Asociación Nadia Nerea que los padres de la menor abrieron a raíz de su mediático caso.

Y ahora, además, se ha abierto una investigación por parte de los Mossos d´Esquadra para poder averiguar si hubo o no estafa.

Reacciones

Como es de imaginar, la polémica se ha suscitado a partir de todas las informaciones que han ido apareciendo. Y es que mucha de la gente que ha puesto su granito de arena en pro de ayudar a la menor, que realmente sí sufre la enfermedad rara citada, se siente estafada y engañada.

Ante todo eso, el padre, que ha expuesto que devolverá el dinero, no ha dudado en salir ante los medios de comunicación y dar determinadas explicaciones:

  • Ha expuesto que exageró la gravedad del estado de su pequeña.
  • Ha reconocido que el dinero que recaudó no lo usó para llevar a su hija a Estados Unidos sino para buscar curanderos por distintos rincones del planeta como, por ejemplo, Afganistán. Algo que incluso había ocultado a su propia esposa.
  • Que era falsa la presunta intervención que se le iba a realizar ahora en un centro dependiente de la NASA y que iba a consistir en perforarle el cerebro.

Mentiras que, parece ser, podrían ser únicamente la punta del iceberg de todo lo que ha contado durante estos ocho años. La opinión pública parece que ya no le cree nada y más aún cuando ahora se ha sabido que en el año 2000 fue condenado a cuatro años de cárcel por falsedad documental y apropiación indebida.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias