Embarazo

Aborto ¡por correo!, lo último

Aborto ¡por correo!, lo último
0 Comentar

Muchas son las mujeres que, por determinadas circunstancias, no quieren o no pueden seguir adelante con sus embarazos y deciden interrumpirlos. Esa situación resulta traumática y compleja tanto a nivel físico como mental, lo que supone que en la sociedad exista una gran controversia entre quienes defienden que puedan tener la libertad de abortar y los que la rechazan de pleno, manifestando que supone acabar con una vida.

Sea cual sea la opinión que se tenga al respecto, lo que es cierto es que a nadie deja indiferente una modalidad de interrupción del embarazo que se ha dado a conocer desde Estados Unidos. Nos estamos refiriendo al aborto ¡por correo! Sí, lo has leído bien. A continuación te explicamos en qué consiste.

La iniciativa

Desde Estados Unidos, se ha dado a conocer esta manera de abortar que ahora nos ocupa y que forma parte de un estudio. Gynuity Health Projects es el grupo de investigación que está acometiendo este trabajo, desarrollándose con mujeres de cuatro estados como son Nueva York, Washington, Oregon y Hawaii. Se trata de un colectivo sin ánimo de lucro especializado en lo que es la salud reproductiva que lo que pretende es mejorar el acceso de las mujeres al aborto.

¿En qué consiste?

Básicamente consiste en que la fémina que desea interrumpir su periodo de gestación no tenga que acudir a ninguna clínica para hacerlo sino que simplemente lo haga a través de la ingesta de un medicamento que le llega a casa de manera privada, mediante un envío postal. Se trata de unas píldoras abortivas que sólo están autorizadas en hospitales y clínicas especializadas y que no se pueden comprar en farmacias.

abortar-1

¿Cuál es su objetivo?

Como hemos mencionado, el fin último de este trabajo de investigación lo que persigue es encontrar las claves para poder facilitar el aborto a las mujeres que lo deseen. Y es que, en estos momentos, muchas reconocen que no pueden llevarlo a cabo por el coste que les supone pagar una clínica y trasladarse hasta la misma o bien porque saben que, en cierta medida, van a ser “estigmatizadas” por parte de la sociedad. Consideran, en este sentido, que se convierten en objeto de miradas “inquisitoriales”.

Por el momento, este estudio ha estado centrado en 11 mujeres que querían interrumpir sus embarazos por distintas causas. De esas, un total de 10 tomaron la píldora abortiva y no presentaron complicaciones, aunque sí los síntomas dolorosos y molestos que se presuponen tales como sangrado o calambres. La mujer número once finalmente rechazó abortar y decidió continuar adelante con su periodo de gestación.

Féminas todas ellas que antes de recibir el correspondiente fármaco en casa, estuvieron en contacto de manera online con un médico que les hizo un cuestionario sobre su estado de salud o la semana de gestación en la que se encontraban y que, en base a los datos obtenidos también a través de un previo análisis sanguíneo, les expuso cómo debían ingerir el mismo.

abortar-2

Surge la polémica

Quienes han participado en este estudio, no han dudado en señalar que el ofrecer la posibilidad de que cualquier fémina pueda abortar, si así lo considera oportuno, solicitando una píldora por correo es una forma de permitir el acceso a todas las que lo deseen. Pero no sólo eso es una manera de evitar que sean rechazadas por las personas de su entorno y que, por una cuestión económica, se pongan en manos de “carniceros” que puedan poner su vida en peligro. Es decir, creen que esa alternativa vía correo es una herramienta para que puedan abortar de manera segura.

No obstante, teniendo en cuenta que el aborto es un tema que genera una gran controversia, son muchas las voces de detractores que se han levantado en contra de este estudio que se ha llevado a cabo en Estados Unidos.

En concreto, los que rechazan de pleno esta alternativa lo hacen sustentándose, además de en que supone acabar con una vida, en que creen que es peligroso que una mujer pueda abortar haciendo uso de productos químicos en casa. En concreto, por las consecuencias que puede tener el medicamento y porque no se encontraría en ese momento con la ayuda de ningún médico que pudiera actuar de manera inmediata en caso de que aparecieran complicaciones.

Sea como sea, esta iniciativa que nos ocupa es, al menos por el momento, una simple investigación. Habrá que esperar para ver si sus resultados consiguen cambiar las cosas en Estados Unidos respecto al aborto. Lo que sí está claro es que a nadie deja indiferente, genera mucha controversia tanto por razones médicas como por cuestiones morales.

¿Qué piensas tú acerca de esta posibilidad de interrumpir un embarazo tras recibir unas píldoras por correo?

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias