Cuidados del Bebé

¿Por qué mi hijo no duerme bien?

¿Por qué mi hijo no duerme bien?
0 Comentar

Igual que el momento de la comida genera situaciones de “conflicto” en muchas ocasiones entre padres e hijos, también ocurre lo mismo cuando llega el momento de irse a la cama. Y es que hay niños que, en la medida que les es posible, intentan retrasar al máximo el acostarse. No obstante, tampoco podemos olvidar que hay otros menores que el problema que presentan es que, a lo largo de la noche, despiertan a sus papás en más de una ocasión, se levantan, van a la habitación de los adultos…En definitiva, no duermen bien.

Si eso último es lo que le sucede a tu hijo, debes saber que seguro que hay una causa que explique porqué no consigue conciliar el sueño adecuadamente y porqué no logra descansar de la forma más adecuada. En concreto, estas son las razones más relevantes que existen al respecto y que vienen a explicar lo que ocurre:

1-Enfermedad

Una de las principales causas que puede traer consigo que un niño no logre dormir del tirón o que se despierte de manera constante a lo largo de la noche es que esté enfermo. Sí, el hecho de que esté pasando desde una gripe hasta una gastroenteritis o una otitis puede provocar que su estado de salud le impida conciliar el sueño debidamente.

En este caso, su mal dormir será algo temporal, hasta que la patología remita. No obstante, hay que ser conscientes de que hay pequeños que sufren enfermedades crónicas que les pueden causar problemas de insomnio y que, por tanto, requerirán consultarle al doctor para tomar medidas al respecto en pro de su descanso y de su salud.

2-Cambios en los horarios

De la misma manera no podemos pasar por alto tampoco que otro de los motivos que puede generar ciertos problemas en el sueño del menor es que se hayan producido una serie de cambios en sus horarios. Siempre se recomienda que los niños tengan sus rutinas de sueño para que así sus cuerpos y sus mentes se habitúen a las mismas, contribuyendo a un mejor descanso. No obstante, cuando esas pautas se rompen por cualquier situación pueden provocar que no duerman cómo es debido. ¿La solución? Intentar recuperar sus hábitos en ese sentido.

3-Hábitos inadecuados

Los pediatras y expertos en psicología infantil reconocen que también es posible que los causantes de que los pequeños no descansen de manera correcta sean los hábitos inadecuados que tienen. Es decir, que lleven a cabo acciones antes de irse a la cama que, bajo ningún concepto, van a facilitarles el sueño. Nos estamos refiriendo a estas:

  • Se pasan mucho rato viendo la televisión antes de irse a dormir.

  • Se les lleva a dormir dejándoles que se metan en la cama con el móvil o la tablet.

  • Que se les acueste demasiado tarde para lo que sería el horario de un niño.

  • Que realicen cenas realmente copiosas.

  • Que se les permita estar jugando con la videoconsola antes de marcharse a dormir.

insomnio-1

4-Estrés

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto tampoco que hay otros niños que se considera que no logran dormir bien porque están estresados. Sí, pueden estar viviendo que les generen esa sensación, agobio o angustia y que, por tanto, son las responsables de que no concilien el sueño como es debido.

En concreto, entre las situaciones que les pueden estar generando todo eso destacan malos resultados en el colegio, problemas de acoso escolar, la separación de los padres, baja autoestima…

5-Hiperactividad

De la misma forma, no podemos pasar por alto que también hay que resaltar que los pequeños que sufren de hiperactividad también pueden tener problemas a la hora de dormir y de conciliar el sueño de manera adecuada. Por eso, será necesario que se confíe en profesionales médicos que puedan establecer las medidas más adecuadas para conseguir reducir de manera contundente esas dificultades.

Medidas de actuación

A la hora de poder hacerle frente a la situación de que el hijo no duerme bien es importante tomar las siguientes medidas por parte de los padres:

  • Lo primero es comprobar si se trata de una circunstancia puntual o no.

  • De la misma manera hay que detectar cuál es la causa que la origina, pues eso ayudará notablemente a saber cómo atajarla. Así, por ejemplo, si se debe a que el niño está enfermo, pues habrá que seguir el tratamiento médico para que se recupere cuanto antes y pueda volver a dormir.

  • Hay que apostar por establecer rutinas de sueño, pues ayudará a que pueda conciliar el mismo de la manera adecuada y hay que evitar que realice cenas copiosas o que antes de irse a la cama esté usando dispositivos móviles como el smartphone o la tablet.

  • La habitación en la que duerme tiene que estar a la temperatura adecuada, a oscuras y en silencio para que pueda descansar bien.

Si llevando a cabo esas medidas no se logra que descanse bien, si se desconoce el motivo de su mal dormir o si el tiempo que lleva con esta situación se está alargando demasiado, hay que ponerse en manos de médicos.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias