Embarazo

Hernia discal durante el embarazo

Hernia discal durante el embarazo
hernia-3
Comentar

Cuando pensamos en un embarazo, estamos imaginándonos una de las experiencias más hermosas, únicas y especiales que puede vivir una mujer. Sin embargo, eso no quita para que también suponga que esa tenga que hacerle frente a momentos complicados y a dolencias que pueden hacer que le resulten especialmente duros esos nueve meses de gestación. Precisamente una de las situaciones más complejas y molestas que puede sufrir es una hernia discal.

¿Qué es?

La citada hernia discal viene a ser un desplazamiento de uno de los discos intervertebrales, que son los encargados de generar espacio entre las vértebras y de conseguir que la columna vertebral se encuentre en las mejores condiciones. Ese desplazamiento o incluso rotura del citado elemento da lugar no sólo a molestias sino también a un entumecimiento de la zona afectada e incluso a severos dolores, que requieren el consabido tratamiento.

hernia-2

Causas

Muchas personas sufren una hernia por culpa de un traumatismo, de una enfermedad llamada radiculopatía o incluso por haber llevado a cabo un esfuerzo de considerables magnitudes, por ejemplo, levantando mucho peso.

No obstante, tampoco hay que pasar por alto que en el caso de las gestantes muchas padecen ese desplazamiento del disco intervertebral como consecuencia del propio embarazo en sí. Es decir, porque sus cuerpos aumentan de volumen y tienen que hacerle frente a un considerable peso del vientre, porque precisamente por esa abultada barriga caminan encorvándose hacia atrás generando un daño en la espalda…

Tratamiento y consejos

Las embarazadas que se topen con serios dolores en la espalda y consideren que pueden estar sufriendo una hernia discal, lo que deben hacer es acudir a su médico para que este establezca un diagnóstico certero y para que les determine el tratamiento más adecuado. Aunque los fármacos son las soluciones más recomendadas para tratar ese problema, no es la mejor opción para una gestante ya que esos medicamentos podrían traer consigo serios problemas para el bebé o incluso para la mamá.

Precisamente por esa circunstancia, los médicos apuestan por darles una serie de consejos y pautas a sus pacientes con hernia discal tales como estos:

  • Reposo en la medida que sea posible.

  • Acometer ejercicios de estiramientos e incluso de fortalecimiento de musculatura, según los parámetros indicados por profesionales especializados en actividades para embarazadas. En este caso, también es una estupenda alternativa practicar Yoga y Pilates.

  • Si fuera necesario, acudir a una consulta de fisioterapia para someterse a masajes específicos que minimizarán las molestias.

  • Fundamental es que en todo momento tengan una buena postura tanto cuando caminan como cuando realizan cualquier otra labor de su día a día, pues beneficiará en la medida que reducirá los dolores que se puedan sufrir.

  • Tener el peso bajo control, es decir, no engordar de manera excesiva y superando los límites establecidos para un periodo de gestación porque mientras más peso se tenga, más molestias se sufrirán.

hernia-1

Medidas para prevenirla

Si importante es saber cómo tratar de reducir a la mínima expresión los síntomas que se experimentan cuando aparece una hernia discal durante el embarazo, también es fundamental saber que hay una serie de medidas que se pueden tomar de manera previa, es decir, que ayudan a evitar que surja.

En concreto, entre las acciones de prevención más significativas se encuentran las siguientes:

  • Es importante que la gestante evite pasar mucho tiempo en la misma postura, ya sea de pie, sentada o tumbada. De ahí que periódicamente deba cambiar de posición.

  • Tiene que evitar levantar peso, pues puede hacerse un severo daño en lo que es la espalda. De la misma manera, hay que tener en cuenta que esta medida no sólo la debe cumplir para evitar padecer una hernia discal sino también para hacerse un daño que ponga en serio peligro la salud de su bebé.

  • No menos relevante es que se le aconseja que cuando esté sentada no lo haga con las piernas cruzadas. ¿Por qué? Porque se considera que esa posición no favorece en absoluto la circulación sanguínea.

  • En todo momento, al estar sentada, debe conseguir que su espalda esté perfectamente apoyada en el respaldo de la silla o sillón en cuestión.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto sobre la hernia discal durante el embarazo, es importante conocer otra serie de datos realmente interesantes sobre la misma:

  • No genera ningún tipo de peligro para el feto.

  • Aunque se considera que caminar puede aliviar notablemente los síntomas, no es así en todas las embarazadas. Por eso, las que no encuentren “consuelo” en pasear, deberán dejarlo de lado y consultar a su médico para adoptar otras medidas.

  • Será importante acudir de manera inmediata al hospital si por culpa de ese problema con el disco intervertebral la mujer experimenta problemas para acudir al baño o bien si percibe que está perdiendo fuerza en una de sus piernas.

Síguenos en Facebook y descubre todo lo que necesitas saber sobre el embarazo.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias