Cuidados del Bebé

Las claves fundamentales sobre el baño del bebé

Las claves fundamentales sobre el baño del bebé
Comentar

La mayoría de padres primerizos coinciden en subrayar que una de las situaciones que más les estresa respecto al cuidado de sus hijos es el momento del baño. Y es que los ven tan pequeños y frágiles que piensan que se les van a escurrir de las manos, que no van a ser capaces de cogerlos adecuadamente, que no sabrán cómo lavarlos correctamente…

Como todo en la vida, mientras más información se tenga al respecto mejor se podrá afrontar lo que ese instante y cuidado esencial en la vida del bebé. Por eso, queremos ayudarte. Así, si sigues leyendo a continuación te vas a encontrar con varias claves fundamentales que debes tener en cuenta para llevar a cabo el baño de tu pequeño:

¿A qué temperatura tiene que estar la habitación?

Muchos son los padres que toman la decisión de colocar la bañera de su bebé en el cuarto en lugar del baño porque consideran que quizás en ese lugar van a poder lavarle más cómodamente y en un ambiente más apropiado. En ese caso, uno de los aspectos que deben cuidar es que la temperatura de la estancia se encuentre entre los 23º y los 25º, para que así el niño no tenga frío ni calor, se sienta a gusto y pueda afrontar ese momento sin llantos ni pataletas.

De la misma manera, es importante crear un ambiente adecuado en tanto en cuanto es aconsejable que exista una luz cálida, que no haya ruidos y tampoco que haya muchas personas atentas y hablando. Lo idóneo es que estén bañándole uno de los papás o los dos como mucho.

¿Qué cantidad de agua echar en la bañera?

Una duda que asalta a muchos primerizos es la de “¿cuánta cantidad de agua hay que echar en la bañera?”. En ese caso lo que deben tener claro es que será suficiente con unos 5 centímetros como mínimo y 8 centímetros como máximo. De esta manera, se podrá lavar perfectamente al pequeño y se podrá conseguir también que, sosteniéndole en todo momento, pueda introducirse todo su cuerpo bajo la misma para que experimente la agradable sensación que genera la misma.

Luego, una vez cumpla los seis meses de edad, ya se podrá incrementar algo más la cantidad de agua para que así incluso pueda comenzar a jugar en la bañera con vasitos, patitos o juguetes similares.

bano-2

¿A qué temperatura debe estar el agua?

Ni que decir que otra de las dudas más importantes al respecto tiene que ver con lo que es la temperatura a la que debe estar el agua en sí, para que el bebé no tenga frío ni tampoco se queme al ser introducido en la misma. En ese caso, lo idóneo, lo que recomiendan los pediatras, es que se halle entre los 35º y los 37º.

Para poder comprobar que se ha conseguido alcanzar esos valores, se puede optar por recurrir al uso de los habituales termómetros de baño que existen a la venta. No obstante, si no se cuenta con uno será suficiente con el hecho de que el padre o la madre introduzcan su codo en el agua y así certificar que está a una temperatura agradable.

¿Cuánto debe durar el baño?

Otra de las claves que hay que tener en cuenta hace referencia a lo que es la duración que debe tener el baño, es decir, cuánto tiempo se le tiene que tener al bebé en el agua. En ese caso, no hay un tiempo estipulado concreto que tenga que llevar a hacer uso casi de un cronómetro. No obstante, los pediatras en ese sentido establecen que la mejor opción es no superar los diez minutos, al menos hasta que cumpla un año. ¿Por qué? Porque los pequeños de esa edad tienen la piel muy sensible y pasar demasiado tiempo en el agua puede traer consigo que la misma sufra algún problema de sequedad.

Otras claves interesantes

Las que te hemos dado a conocer son, bajo nuestro humilde punto de vista, algunas de las más importantes claves que deben ser tenidas en cuenta a la hora de poder hacerle frente a lo que es el baño del bebé. No obstante, tampoco hay que olvidarse otras tales como las siguientes:

  • En ningún momento hay que dejar al pequeño suelto en el agua, es decir, sin ninguna mano que lo agarre. Y es que puede ahogarse o golpearse.

  • Lo ideal es que junto a la bañera, y a ser posible en las repisas o cajones que pueda tener la misma, se tengan a mano todos los artículos que se van a necesitar para bañarle.

  • No se debe emplear ningún tipo de producto que contenga alcohol o que posea componentes que puedan perjudicar la piel del pequeño.

  • En sus primeros meses de vida será suficiente utilizar agua y algún tipo de gel de PH neutro. Eso sí, lo mejor es consultarle al pediatra.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias