Cuidados del Bebé

Collares de ámbar para bebés. Todo lo que necesitas saber

Collares de ámbar para bebés. Todo lo que necesitas saber
0 Comentar

Uno de los primeros problemas de salud a los que se enfrentan los bebés en sus vidas es a la aparición de los dientes. Y es que el nacimiento de estos les generan molestias y dolores que intentan remediar de cualquier manera como, por ejemplo, a través de mordedores que se meten en el frigorífico.

Los padres siempre han recurrido a dichos artículos para aliviar los síntomas de la dentición en sus pequeños, pero ahora han ido surgiendo otras iniciativas que les ofrecen el mismo servicio. Nos estamos refiriendo en concreto a los llamados collares de ámbar. ¿Quieres descubrir qué son y para qué sirven concretamente? Te lo indicamos a continuación.

¿Qué son y cuál es su función?

Como su propio nombre ya nos indica, se trata de unos collares que están realizados con ámbar, una piedra semipreciosa de color marrón normalmente que está conformada por resina vegetal fosilizada y que se obtiene a partir de coníferas, de manera fundamental.

Quienes apuestan por colocar en el cuello de sus hijos estos singulares accesorios o complementos es porque creen que el citado ámbar al entrar en contacto con la piel humana libera tipo de aceite que contiene ácido succínico, que se considera que es antiinflamatorio. De ahí que se considere que puede ayudar notablemente a que los bebés puedan reducir sus dolores y molestias por culpa de la dentición.

collar-2

¿Efectividad confirmada?

Si tuviéramos que decir si la utilidad, eficacia y función del ámbar en este tipo de accesorios están probadas tendríamos que exponer que no. Y es que, a nivel científico, no hay ningún estudio que pueda demostrar fielmente que esos collares ayudan a aliviar las molestias de los bebés cuando les están naciendo los dientes.

En concreto, aunque se han puesto de moda entre los progenitores en los últimos años, hay quienes consideran que no tiene ningún sentido emplearlos por varias razones que vienen a “tirar por tierra” su supuesta efectividad:

  • Se dice que ese poder antiinflamatorio se genera al entrar la piedra semipreciosa en contacto con la piel y los científicos dicen que eso es realmente imposible porque para que pudiera realizar ese efecto tendrían que atravesarse numerosas capas de la piel y hasta ahora no se ha logrado.

  • Se parte de la idea de que el ámbar no puede “verter” así como así sus propiedades.

  • Exactamente sólo existe una investigación realizada en China usando ratones que dictaminó que el ámbar funcionaba casi como si de un ansiolítico se tratase, lo que de ser cierto supondría que a los niños que usaran collares del mismo se les estaría prácticamente “medicando” de manera excesiva.

No obstante, hay teorías e ideas para todos los gustos. Los pediatras en su gran mayoría determinan que esos productos no sirven de nada, que no hay nada demostrado científicamente al respecto y que lo único que pueden producir son riesgos en el bebé. Por otro lado, los que sí están a favor de los citados collares lo hacen destacando que tienen propiedades electromagnéticas que son las que alivian los síntomas de la dentición.

Peligrosidad

Científicamente no se ha podido demostrar la eficacia de esos citados complementos para aliviar los síntomas de la dentición, pero sí, su peligrosidad. Y es que, a partir de casos reales de bebés, se ha podido certificar que los collares de ámbar ponen en serio peligro a los niños por varias y diversas razones:

  • Por más que se considere que están perfectamente unidos y cosidas las pertinentes piedras, cabe la posibilidad de que alguna se desprenda y esta sea cogida por el pequeño quien podrá ahogarse si se la lleva a la boca o si directamente se la introduce en uno de los orificios nasales.

  • De la misma manera son un peligro en tanto en cuanto se le pueden apretar o enganchar a la ropa del menor y producir su estrangulamiento.

collar-3

Otros datos de interés

Además de todo lo que te hemos dado a conocer al respecto, puede ser que te interese conocer algún aspecto más de estos collares, que tienen tanto detractores como defensores:

  • Son numerosos los complementos de ese tipo que se venden en el mercado como auténticos, realizados con ámbar báltico, y que en realidad han sido confeccionados con plástico. Para saber si son verdaderos hay que acercarlos a una fuente de calor y esperar a ver si desprende un aroma como a resina de pino. En el caso de que directamente huelan a quemado es que son falsos.

  • Muchos homeópatas sí defienden el poder del ámbar y su reducción de las molestias en los bebés a los que les están apareciendo los dientes.

  • Quienes van a comprarle un collar de este tipo a su hijo deben elegir uno que no sea demasiado largo, que posea nudos entre las cuentas y luego, a la hora de colocárselo, deben ponerlo debajo de la ropa y en contacto con la piel.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias