Noticias

Logra sobrevivir la bebé más pequeña del mundo

Logra sobrevivir la bebé más pequeña del mundo
Comentar

Siempre se dice que el nacimiento de un niño es un auténtico milagro de la Madre Naturaleza, pero aún más lo es en el caso que ahora nos ocupa. Nos estamos refiriendo a que la bebé más pequeña del planeta, que vino al mundo con unos 225 gramos de peso, ha conseguido sobrevivir. Sí, después de que hayan transcurrido nueve meses desde entonces sigue creciendo y disfrutando de una vida como la de cualquier criatura de su edad.

La niña

Emilia Grabarczyk es el nombre que tiene esta pequeña que nos ocupa que, como hemos citado, nació hace nueve meses en un hospital que se encuentra muy próximo a lo que es la ciudad alemana de Dortmund, con un peso que dejó a todo el mundo estupefacto. Sin embargo, a pesar de que había muy pocas probabilidades de que siguiera con vida, lo ha conseguido y ahí es donde está realmente el milagro o su propia fortaleza, como se desee llamar.

Su nacimiento

Con unos 225 gramos de peso y poco más de 21 centímetros de longitud es como llegó al mundo la niña. En concreto, nació cuando su madre aún se encontraba en la semana número 26 de gestación, poco más de seis meses.

El alumbramiento no se produjo por parto natural sino que tuvo que realizarse por cesárea y después de que sus padres, Lukas (34 años) y Sabine (30 años), y los doctores se pusieran de acuerdo que era la mejor opción. Lo que sucedió fue que los ginecólogos que estaban llevando el caso de su madre se dieron cuenta de que algo no iba bien.

Más exactamente comprobaron que había un serio problema con la placenta que estaba provocando que la pequeña no recibiera la cantidad de alimento que necesitaba para poder seguir creciendo y desarrollándose de manera normal. Ante eso sólo había dos opciones: esperar y rezar para que se produjera un milagro, aunque con una gran probabilidad la niña acabaría muriendo en el útero, o actuar. Y por esto último fue por lo que optaron, acometiéndose así la cesárea que permitió que viniera al mundo y que hoy esté viva.

pequenita-2

Y sobrevivió

Con el poquito peso que tenía estaba claro que iba a ser realmente difícil que Emilia pudiera seguir viviendo, pero no había que perder la esperanza, había una mínima posibilidad. Y a esta se aferraron sus padres con todas sus fuerzas, que no dudaron en confiar la vida de su hija en un equipo profesional y competente del Hospital de Witten, que desde el primer momento se implicó por completo en el caso de esta bebé.

Gracias a esa dedicación absoluta, a las atenciones que se le han dado a la bebé desde entonces y al cariño y amor que le han ido demostrando sus progenitores, ha conseguido seguir adelante. Ahora se cumplen nueve meses desde que nació y todo va por muy buen camino. Así, tal y como se ha dado a conocer por parte de los sanitarios que llevan su caso, está creciendo de manera progresiva y todo parece indicar que va a seguir haciéndolo sin dificultades.

En concreto, según hemos podido saber, ya pesa algo más de 3,2 kilos de peso, continúa una evolución muy favorable y según los exámenes y pruebas que se le han ido realizando de manera progresiva no existe ninguna señal que indique que cuenta con algún tipo de discapacidad grave. Precisamente por todo eso, sus padres están radiantes de felicidad y no han dudado en afirmar que, a pesar de todo el sufrimiento que han tenido que vivir durante estos meses y de todas las lágrimas que han vertido por su hija, ha merecido la pena. Están satisfechos de la decisión que tomaron y se sienten realmente orgullosos de cómo su niña ha mostrado una fortaleza increíble y día a día les ha enseñado que quería vivir, por lo que ha seguido luchando contra todos los obstáculos que iban apareciendo en su camino. De ahí que ya sea conocida en el hospital y en su país como “la pequeña luchadora”.

Otros bebés de récord

En estos momentos, se considera que Emilia es la bebé más pequeña que ha nacido en el mundo. No obstante, hay casos de otros niños anteriores que también comparten haber sido alumbrados con un peso realmente bajo. Así, por ejemplo, se establece que en Chicago hace tiempo también se produjo el nacimiento de una bebé que tenía 243 gramos.

No obstante, no podemos pasar por alto que, igual que hay casos de este tipo, los hay que son todo lo contrario, es decir, que hacen referencia a pequeños que nacen con un peso enorme. En concreto, el pasado mes de mayo conocimos a una madre de India que al dar a luz descubrió que su hija pesaba la friolera de ¡7 kilos!

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias