Consejos para evitar sobreproteger a los hijos

Consejos para evitar sobreproteger a los hijos
sobreprotegidos-1
Comentar

Todos los padres se esfuerzan a diario por conseguir que sus hijos estén lo mejor cuidados posibles, que crezcan sanos y que tengan todo lo que necesitan. Sin embargo, en ese ánimo de que estén bien hay quienes lo que hacen es sobreprotegerles. ¿Cómo lo hacen? Llevando a cabo acciones tales como no dejar que realicen solos determinadas actividades, preparándoles la mochila del colegio para que no se olviden de nada, no dándoles ningún tipo de obligaciones…

Sin embargo, hay que evitar esa sobreprotección porque lo único que se consigue con la misma es que los niños se conviertan en personas inseguras, incapaces de asumir responsabilidades, con problemas para aceptar los errores que cometen, dependientes de los demás…

En el caso de que consideres que posiblemente estés protegiendo en exceso a tus hijos, es el momento de tomar medidas para evitarlo. ¿Qué hacer? Seguir las recomendaciones que te exponemos a continuación:

1-No les des todo lo que piden

Indiscutiblemente el principal error en el que caen muchos padres es en el de conceder a sus niños todos los deseos que quieren. De esta manera consideran que les están haciendo muy felices en su infancia, pero la realidad es que están logrando que sean personas caprichosas, que sólo piensan en sí mismas y que no son capaces de asumir que no siempre se puede tener lo que se anhela. Es más, incluso no llegarán a valorar nada de lo que poseen y no aprenderán que, en la vida, las cosas se logran con esfuerzo.

2-No les resuelvas todos sus problemas

En ese afán por sobreproteger a los hijos, hay adultos que, cuando los menores se ven envueltos en problemas, se encargan de resolverlos directamente o bien proceden a echarles las culpas a cualquiera menos a sus vástagos. Y eso, como es de imaginar, es un error grave.

Es importante que desde temprana edad aprendan que deben responsabilizarse de sus actos, asumir sus consecuencias, reconocer sus fallos y encontrar soluciones. Sólo de esta manera se logrará que sean adultos responsables. Y es que una cosa es ayudar a los hijos a hacerle frente a una situación problemática y otra es resolvérsela directamente.

sobreprotegidos-2

3-Que asuman responsabilidades

Posiblemente lo hayas comentado con otros padres: cada vez más en nuestra sociedad se está apostando por descargar de responsabilidades a los menores y se opta porque sean sus padres los que las asuman. Así nos encontramos con que ahora los adultos tienen que prepararles las mochilas para ir al colegio, tienen que llevar sus agendas de tareas escolares…Eso es un error.

Los niños, como siempre ha ocurrido, tienen que asumir obligaciones acordes a su edad, pues eso les hará ser responsables y trabajadores. De esta forma, hay que optar porque los pequeños preparen la citada mochila, sepan qué ejercicios tienen que realizar para clase, recojan su cuarto, ayuden a poner y quitar la mesa o pongan la ropa sucia en el cesto de la lavadora, entre otras.

4-Que aprendan a gestionar su frustración

Otra de las medidas que los adultos deben llevar a cabo en pro de evitar educar a niños sobreprotegidos es que les ayuden a gestionar su frustración. Cuando cometen un error, cuando se equivocan o cuando no consiguen lo que desean puede ocurrir que monten una pataleta o lloren para que los adultos hagan lo que ellos desean. Sin embargo, eso es un error.

Es importante que, desde temprana edad, asuman la frustración por no lograr lo esperado. ¿Cómo hacerlo? Permitiéndoles que “desfoguen” la misma y luego, cuando ese episodio haya acabado, procedan a sentarse con los menores para hablar con absoluta tranquilidad. Hay que hacerles ver que en la vida no siempre se consigue lo que se quiere y que eso es algo que hay que asumir.

De la misma manera, hay que enseñarles cómo pueden canalizar esa sensación negativa para convertirla en positiva.

Con estas sencillas claves que te hemos dado a conocer a lo largo del artículo, cualquier padre o madre podrá poner en juego unas herramientas que, sin lugar a dudas, les serán de gran ayuda para dejar de sobreproteger a sus pequeños y así convertirlos en personas adultas responsables, comprometidas con los demás, capaz de gestionar sus frustraciones, nada egoístas, capaces de asumir sus culpas y errores y conscientes de que no siempre se puede tener todo lo que se quiere en la vida.

¿Preparado para utilizar esos consejos en pro de evitar que tus hijos estén sobreprotegidos? Si te acabas animando, prepárate para tener paciencia pues, como imaginarás, los avances no se alcanzarán de manera inmediata sino que requerirán su tiempo para que los niños vayan asimilando y aceptando las mencionadas medidas.

Últimas noticias