Cuidados del Bebé

5 consejos para que el niño duerma toda la noche

dormir-1
0 Comentar

Uno de los problemas que tienen los padres con sus bebés, una vez que han pasado de los dos o tres meses de edad, es que estos no duermen demasiado por la noche y se despiertan constantemente lo que da a lugar a que, al final, toda la familia descanse poco y mal. Si tú te encuentras ahora en esa tesitura, tienes que saber que puedas llevar a cabo una serie de medidas que te pueden ayudar a que el niño pueda dormir toda la noche o, al menos, más tiempo de seguido.

¿Qué hacer al respecto? Sigue leyendo y lo descubrirás:

1-Ambiente adecuado

Lo primero y fundamental es que tengas en consideración que es necesario que la habitación en la que duerma tu pequeño cuente con las condiciones que faciliten y favorezcan lo que es el sueño. Así, por ejemplo, si es verano, aprovecha para, antes de llevarlo a dormir, poner un poco el aire acondicionado en el cuarto para que este se refresque.

Es importante que vigiles la temperatura para que esté dentro de los límites recomendamos, pero también que no haya luz y tampoco ruido. De esta manera, se darán las circunstancias idóneas para que pueda conciliar el sueño y descansar de forma adecuada.

2-Rutinas

Al igual que nos sucede a los adultos, también es apropiado que el bebé tenga rutinas en su día a día pues le ayudará a adaptarse a unos horarios y a que su organismo sepa cuándo es el momento de comer o de dormir. Por eso, lo idóneo es que cada jornada sigas las mismas pautas: baño, cena y, tras pasar un tiempo prudente, dormir.

3-Vigila las regurgitaciones

En relación con el punto anterior está este que ahora te indicamos. Con dicha medida lo que intentamos darte a conocer es que es importante que después de darle la cena, ya sea el pecho o el biberón o el potito según su edad, no le acuestes de manera inmediata. Deja un tiempo para facilitar la digestión, ya que es la manera de que no esté en la cuna y se despierte porque tiene regurgitaciones.

dormir-2

4-Siestas

Los bebés duermen mucho durante el día por regla general y eso hace que algunos padres piensen que la clave para conseguir que por la noche duerman más y del tirón es que durante las horas matinales no descansen tanto. Sin embargo, eso es un error. ¿Por qué? Porque el hecho de que no duerman lo recomendado para su edad puede hacer que estén especialmente cansados pero que al llegar la noche tanto malestar les cree nerviosismo y no acaben de conciliar el sueño.

5-Ropa

Por supuesto, ni que decir tiene que, igual que es importante controlar la temperatura ambiental de la habitación, hay que tener en cuenta la corporal del niño. Con esto nos referimos al hecho de que es necesario acostarlo con un pijama adecuado y unas sábanas apropiadas para evitar que tenga mucho calor o mucho frío y no pueda dormir. De ahí que haya que poner especial atención a esa circunstancia para que, además de lo citado, el pequeño no llegue a enfermar.

dormir-3

Otros consejos

Los que te hemos expuesto hasta el momento son las medidas más importantes que hay que llevar a cabo para lograr que el bebé pueda dormir más y mejor por la noche. No obstante, no son las únicas. Así, podemos subrayar que hay otras igualmente útiles como estas:

  • Si de madrugada se pone a llorar, hay quienes aconsejan no acudir de manera inmediata a su lado sino dejar que pase un poco de tiempo para ver si así se calma solo y sigue durmiendo.

  • En el caso de que haya pasado un tiempo prudencial y siga con su llanto, hay que acudir a donde estaba, acariciarle suavemente, hablarle despacito y ver si le pasa algo que es lo que le está impidiendo descansar de manera adecuada. Con esto nos referimos a que tenga frío, a que sienta calor, a que cuente con hambre…

  • Si el pequeño se resiste a dormir, ni se te ocurra ponerte a jugar con él porque eso le desvelará aún más, romperá con las rutinas y acabará propiciando que tú tampoco descanses.

  • En el caso de que compruebes que básicamente lo que le sucede es que está nervioso porque no puede conciliar el sueño y no deja de llorar, puedes optar por acunarlo en tu regazo. El hecho de sentir tu contacto piel con piel y tu corazón le irá relajando hasta que acabe cayendo en los brazos de Morfeo.

No obstante, no te olvides de una cosa: cada niño es diferente y responderá de manera distinta a las medidas que te hemos dado a conocer. Así que prueba hasta encontrar las que son más favorables para tu pequeño.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias