Mamás y papás

4 consejos para ser un buen papá primerizo

primerizo-1
0 Comentar

Igual que le sucede a la mujer que tiene su primer hijo, cualquier hombre que acaba de estrenarse en la paternidad sentirá un sinfín de miedos, de dudas y de inquietudes que, como es lógico, se mezclan con la felicidad que siente por tener al bebé en casa. Eso hace que se encuentre viviendo uno de los mejores momentos de su vida, pero, al mismo tiempo, uno de los más complicados en cuanto a la incertidumbre que experimenta respecto a si será un buen padre o no.

Está claro que eso del padre perfecto no existe, como tampoco existen las madres perfectas, las parejas perfectas o los amigos perfectos. Todos tenemos nuestras “imperfecciones” y eso es algo que hay que asimilar.

De ahí que deba tener en consideración ese matiz y luego una serie de consejos que le servirán para conseguir ser un buen padre, el que necesita su hijo:

1-Expresarle el amor

Sin lugar a dudas, el principal consejo que se le puede dar a un hombre para ser un buen papá primerizo es que no dude en expresarle el amor que siente a su hijo. Sí, eso es lo que debe hacer aunque ese sea un bebé. Y es que las caricias, los besos y las palabras de ternura que le dé al bebé este los sentirá, le harán identificarle y reconocerle, permitirán que se estreche notablemente el lazo paterno-filial y, sobre todo, conseguirá que tanto uno como otro disfruten de lo que realmente es la felicidad: estar al lado de la persona que quieres y que el amor sea lo que os una.

2-Estar pendiente de sus necesidades

Ni que decir tiene que otra recomendación básica para alcanzar el objetivo citado es que el adulto esté pendiente de las necesidades y cuidados del recién nacido. En concreto, lo mejor al respecto es que se ponga de acuerdo con su pareja y los dos formen un “equipo perfecto” a la hora de conseguir que el bebé se encuentre bien atendido y que ambos papás puedan estar descansados en la medida de lo posible.

Por eso, no debe dudar en coordinarse con la mamá para cambiarle los paños, bañarle, dormirle e incluso llevarlo al pediatra o a la farmacia para pesarlo.

primerizo-3

3-Dejar de lado el egoísmo

Una de las reglas máximas que todas las mujeres que son madres dicen que aprenden en el mismo segundo que les ponen a su hijo en brazos por primera vez es que él es desde ese momento lo primero, es decir, que se acabó el egoísmo de pensar en sí mismas siempre y por encima de los demás. Ahora, lo que importa es el recién nacido y sus necesidades y eso precisamente es lo que debe pensar el papá. Eso supone que priorice en su vida al pequeño, porque es un ser indefenso que necesita cariño, atenciones, cuidados…

Por eso, quien desee convertirse en un buen padre tendrá que decirle adiós al ser egoísta que ha podido ser hasta el momento en el que nació su primer hijo.

4-Olvidarse de tópicos absurdos

Aunque afortunadamente ya cada vez son más los padres que proceden a coordinarse y colaborar con sus esposas en el cuidado de los hijos, siguen existiendo los varones que se dejan llevar por los tópicos y tradiciones ya absolutamente desfasadas que no dudan en afirmar que eso de atender a los bebés es cosa de mujeres.

Vamos a ver, estamos en pleno siglo XXI, donde cada día se lucha por la igualdad de género y porque tanto hombres como mujeres cuenten con los mismos derechos y con los mismos deberes. Los varones que se dejen llevar por esas ideas anticuadas y fruto de otros tiempos se perderán la posibilidad de pasar tiempo con sus hijos, de ir estrechando fuertemente los vínculos afectivos con estos, de disfrutar de cómo van descubriendo el mundo, de implicarse en la vida familiar…

primerizo-2

Otras recomendaciones

Los cuatro consejos dados a conocer hasta ahora son algunos de los más importantes que deben ser tenidos en cuenta para conseguir ser un buen padre desde el primer hijo. No obstante, es importante que cualquier hombre en esa situación también ponga su granito de arena para ser una buena pareja y así conseguir fortalecer su relación. En concreto, entre las recomendaciones más útiles están las siguientes:

  • Hay que demostrar todo lo que se siente a la pareja, por lo que hay que decírselo y dejárselo claro con actos. Además hay que tener en consideración que acaba de hacerle frente a un embarazo y a un parto, que ha supuesto un sinfín de cambios hormonales y físicos, que requieren también su atención.

  • Es importante, como hemos mencionado anteriormente, coordinarse para poder llevar a cabo de la mejor manera posible tanto el cuidado del pequeño como las tareas del hogar.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias