Mamás y papás

El síndrome de burnout en las mamás, ¿qué es?

El síndrome de burnout en las mamás, ¿qué es?
sindrome-1
0 Comentar

Si estás embarazada y te estás poniendo al día de todo lo que supone tener un hijo, es importante que seas conocedora del reto al que te “enfrentas” y que te puede llevar a sufrir lo que se conoce como síndrome de burnout. Un síndrome que puedes estar viviendo tú ahora, lectora, si ya eres madre y tienes un hijo pequeño.

¿Queréis saber de qué se trata? A continuación os lo explicamos.

¿Qué es?

Síndrome de la mamá quemada es también como se conoce a este síndrome que básicamente hace referencia al agotamiento y cansancio extremo que puede experimentar una madre que, además, se siente “quemada” por todo lo que la rodea y por su día a día. Es una mujer que comienza la jornada muy temprano y que desde primera hora tiene que hacerle frente a un sinfín de acciones y tareas que llevan a que sienta que su mejor momento del día es cuando se mete en la cama para dormir.

El cuidado del hijo en todos los sentidos, las tareas del hogar, el salir a hacer la compra, el tener que compaginar su vida personal con la profesional, el tener que ejercer de madre y pareja…Todo esto y mucho más es lo que propicia que la fémina acabe exhausta, sin ganas de nada, con la energía absolutamente agotada. Y esa situación un día y otro día y otro más…acaba haciendo que esté harta y a punto de “estallar”.

¿Qué síntomas presenta la madre?

Los síntomas que vienen a identificar el mencionado síndrome de burnout son muy similares a los de otras enfermedades de poco calado, por lo que es habitual que no se les preste mucha atención y que se considere que no tienen importancia de ningún tipo. No obstante, es necesario saber identificarlos para así tomar las medidas que sean necesarias, las que permitirán que la mamá pueda sobrellevar mejor la situación en la que se encuentra:

  • Está cansada de manera constante.

  • Tiene serios problemas para poder conciliar el sueño.

  • Habitualmente sufre dolores de cabeza.

  • Tiene encima una gran presión, ya que quiere ser la mejor madre, la mejor pareja y también la mejor profesional. Y eso acaba pasándole factura a nivel físico pues el estrés se convierte en su compañero inseparable.

  • La desgana ha llegado a su vida para quedarse, no le apetece hacer ningún plan fuera de casa ni con la pareja, la familia o los amigos.

  • En ocasiones siente necesidad de llorar como una manera de poder echar fuera todo lo que la intranquiliza en su interior.

  • Puede sufrir ansiedad en muchas ocasiones.

  • Hay veces en las que se siente sola, sin ayuda y aislada de las personas a las que quiere.

sindrome-2

Recomendaciones para superarlo

Todas las madres que acaben dándose cuenta de que padecen el síndrome de la mamá quemada, deben tomar medidas para poder superarlo rápidamente en pro de que puedan ser felices, de que no estén continuamente angustiadas y de que puedan disfrutar de la manera más sana posible de su bebé, de su pareja y de su familia.

En concreto, entre las recomendaciones más útiles que se dan al respecto destacan las siguientes:

  • Pedir ayuda. Lo primero y más importante que deben tener claro es que no son superwomen, simplemente son mujeres que tienen un hijo. Por ese motivo, es fundamental que sean conscientes de que no son omnipresentes ni omnipotentes, de ahí que más de una vez necesiten ayuda para afrontar sus muchos deberes. ¿Qué deben hacer al respecto? Pedir colaboración y respaldo, ya sea a la pareja, a los padres y abuelos de la criatura, a los hermanos, a los amigos…No pasa nada porque los seres queridos les echen una mano, son humanas y tienen límites.

  • Tiempo para sí mismas. Todas las progenitoras dirán que es imposible, con todo lo que supone cuidar a un hijo y llevar adelante la casa y el trabajo, encontrar un hueco para disfrutar de sus hobbies. Pero es necesario que lo hagan, fundamentalmente por su salud y bienestar. Así, lo aconsejable es que cada día, aunque sea media hora, puedan realizar algo que les gusta, reconforta y relaja como puede ser salir a dar un paseo, leer un libro, ver la televisión, tomarse un baño relajante…

  • Mantener las relaciones sociales. El hecho de pasarse todo el día en casa cuidando del bebé, acometiendo las labores de la casa o realizando el trabajo de manera online propicia que las madres se aíslen de sus seres queridos y eso acabará haciendo que se sientan solas y tristes. En ese caso, es fundamental que tomen medidas al respecto. ¿Cuáles? Mantener sus relaciones sociales. Así lo que deben hacer es quedar de manera frecuente con familiares, amigos y compañeros para salir a tomar algo, dar un paseo, ir al cine…

Si tienes el síndrome de burnout, es el momento de que empieces a hacerle frente.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias