Embarazo

La pubalgia en el embarazo. ¿Qué es?

pubalgia-3
0 Comentar

Muchos son los síntomas a los que tienen que hacer frente las embarazadas durante el periodo de gestación, tales como náuseas, hinchazón de piernas y pies, cambios notables de humor o dolores de espalda. Un elevado porcentaje de los mismos tienen lugar en el primer trimestre, pero hay otros que van apareciendo cuando ya se ha avanzado notablemente en el embarazo. Y ese sería el caso del que ahora queremos darte a conocer. Nos estamos refiriendo a la pubalgia, que suele hacerse presente a partir del sexto mes.

¿Qué es?

Bajo ese nombre se encuentra el dolor que experimentan algunas futuras mamás en lo que es la zona del pubis y que se puede extender también a lo que es la cara interna de la pierna. Viene a ser un dolor que aparece como consecuencia de que el niño ha aumentado considerablemente de peso y eso supone que sobrecargue la pelvis.

En concreto, el área más afectada y donde se experimenta el dolor más contundente es en la llamada sínfisis púbica, que es una articulación cartilaginosa muy sensible que se encarga de ejercer como conexión entre las dos partes en las que se divide el mencionado pubis.

Causas

Aunque se considera que el aumento de peso del bebé y la presión que realiza en la zona que nos ocupa es la principal causa de que aparezca la pubalgia, también puede estar originada por otras circunstancias, tales como estas:

  • Que la gestante cuente con un índice de masa corporal elevado.

  • Que haya llevado a cabo la mujer durante lo que lleva de embarazo ejercicios o actividades físicas que le hayan resultado extenuantes.

  • Que haya podido sufrir un trauma en un embarazo o parto anterior.

  • Que el aumento del volumen en el cuerpo femenino haya traído consigo cambios en el mismo a nivel biomecánico.

pubalgia-1

Tratamiento

La realización de ejercicios pélvicos se considera que es una de las mejores y más importantes alternativas a la hora de poder tratar la dolencia que nos ocupa. No obstante, será el médico en cuestión el que, en base a la gravedad de la misma y al estado en el que se encuentre la madre, determine qué alternativas llevar a cabo en cada caso.

Así, por ejemplo, puede determinar la ingesta de algún tipo de medicamento o puede recomendarle a su paciente que tenga en consideración a la osteopatía como solución.

¿Cómo aliviar el dolor?

Además de ponerse en manos del médico y seguir el tratamiento que este establezca, es imprescindible que la embarazada siga una serie de recomendaciones que o le ayudarán a reducir las molestias que siente o que le servirán para que no empeore su estado:

  • No levantar grandes pesos ni realizar grandes esfuerzos.

  • Si está trabajando o se encuentra realizando algunas tareas en casa, es necesario que se tome descansos de manera frecuente para poder ir aliviando el dolor que pueda estar sintiendo.

  • Debe tener su peso bajo control, porque un exceso de kilos, superando lo recomendable, puede empeorar esta dolencia.

  • No debe sentarse con las piernas cruzadas.

  • Cuando vaya a vestirse es recomendable que lo haga sentada.

  • A la hora de dormir, debe descansar sobre un lado y, a ser posible, con una almohada entre las piernas.

  • Es importante también que cuando vaya a subir escaleras, lo haga despacio y poniendo siempre en primer lugar la pierna que no le duele.

pubalgia-2

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto acerca de la pubalgia, se hace imprescindible conocer otros datos sobre esta en pro de afrontarla de la mejor manera posible y de no preocuparse en exceso por la misma:

  • Aunque pueda resultar muy molesta y dolorosa, no se trata de un trastorno grave.

  • En ningún momento pone en serio peligro la salud de la mujer ni tampoco la del bebé que viene en camino.

  • Por regla general, suele desaparecer una vez que se ha dado a luz, a partir de las seis semanas posteriores al parto.

  • Las mujeres que la sufren es probable que vuelvan a padecerla en el siguiente embarazo.

  • Aunque se cree que las gestantes que padecen lumbalgia van a ser objeto de una cesárea cuando llegue el momento de traer al mundo a sus hijos, no es así. Hay muchas de esas féminas que lo consiguen mediante un parto vaginal.

  • El dolor que siente la mujer por culpa de este trastorno, que es crónico y que le dificulta y entorpece notablemente su día a día, puede provocar que experimente notables cambios de humor. Es más, puede ser que anímicamente no se encuentre bien, que esté muy irritada, que sienta triste e incomprendida e incluso que pueda llegar a caer en un cuadro de depresión.

  • Según los estudios realizados respecto a la pubalgia, se determina que en torno a un 20% de las gestantes la sufren y de esas un 5% la padecen de manera muy severa.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias