Embarazo

¿Cómo se van desarrollando los sentidos en los fetos?

sentidos-4
0 Comentar

Desde el momento que se concibe a un bebé, este empieza a desarrollarse y a ir formándose, en pro de poder crecer adecuadamente y de llegar al mundo con absoluta normalidad y sin problemas de ningún tipo. En concreto, su crecimiento se centrar fundamentalmente en dos aspectos básicos como son los órganos vitales y sus sentidos.

En este caso, queremos centrarnos en la segunda cuestión, en cómo se van desarrollando los sentidos durante los nueve meses que pasa en el interior de su mamá. ¿Te interesa conocerlo? A continuación te exponemos cómo son los pasos que va dando en esa materia:

Semanas 3 – 8

Aunque hay mujeres que tardan varias semanas en darse cuenta que están embarazadas, el feto ya está creciendo en su interior y no sólo eso sino que también empieza a dar sus primeros avances en cuanto al desarrollo de sus sentidos. Así, según distintos estudios científicos y doctores, ya durante las primeras cuatro semanas de gestación comienza a llevar a cabo el desarrollo concreto de lo que es el oído, que será visible exteriormente al cumplirse los dos meses de embarazo. Un tiempo este en el que también conseguirá tener cierta sensibilidad en la piel.

Todo eso sin olvidar que en este periodo que nos ocupa, de igual modo, empiezan a crecer sus párpados, que tan fundamentales serán en el sentido de la vista.

sentidos-2

Semanas 12 – 17

En esta otra fase de la gestación tienen lugar varios avances relevantes a nivel sensorial. Así, el feto no sólo sigue desarrollando su sensibilidad sino que sus párpados se forman por completo concretamente en la semana 12, en la que también lo hará su cavidad nasal aunque aún habrá que esperar para que realice de manera funcional su actividad. Algo este último que irá avanzando de forma considerable en la semana 16, cuando su nariz, aunque taponada, está perfectamente formada.

De la misma manera, hay que tener en consideración también que en esa citada semana 16 da un paso importante en materia del sentido del tacto, porque ya es capaz de tocarse las manos e incluso de palparse con las mismas lo que es su cara.

Semanas 21 – 25

Este periodo es fundamental en cuanto a que los sentidos empiecen a “explotar” de manera clara. Y es que tienen lugar los siguientes avances:

  • El feto ya comienza a oír en la semana 24. En concreto, puede escuchar desde los sonidos del corazón de su mamá hasta la respiración.

  • El sentido del gusto da un paso importante en la semana 25, que es cuando se desarrollan las papilas gustativas.

  • También en las dos últimas semanas de esta fase es cuando el pequeño ya es capaz de abrir sus párpados.

sentidos-3

Semanas 29 – 37

No menos importante en el desarrollo de los sentidos es este periodo, en el que empieza a tener sensibilidad al dolor, aumenta su capacidad de escucha, comienza a oler los mismos olores que su madre a través del líquido amniótico y sus pupilas ya son capaces de reaccionar claramente a la luz. Aspectos todos estos que se van a producir en la fase comprendida entre las semanas 29 y 33 de gestación y que requerirán, por ejemplo, que las madres y padres les hablen, les canten, les cuenten algo cuento, les permitan escuchar música…

No obstante, en la recta final del embarazo, concretamente en la semana 37, hay que saber que el feto ya va a ser capaz de reaccionar por completo y con todo su cuerpo a la luz.

sentidos-1

A grandes rasgos, estos podemos decir que son los aspectos más importantes que merece la pena conocer respecto a cómo van evolucionando los sentidos durante los nueve meses de gestación, en pro de que el bebé venga al mundo con los mismos en el estado que se esperan. Un pequeño este que nada más nacer también contará con unas especificaciones singulares al respecto de la materia que nos ocupa:

  • Como se sabe, cuando son dados a luz y durante las primeras semanas, los niños no ven con nitidez. En concreto, su visión sólo alcanza los 30 centímetros de distancia de sus ojos, percibe contrastes de luz y, como mucho, distingue de modo especial el color rojo.

  • Se considera que nada más nacer, el pequeño sufre un problema auditivo. En concreto, lo que sucede es que el líquido amniótico entra en sus oídos y eso se traduce en que tenga que hacerle frente, de manera momentánea y puntual, a una sordera.

  • En materia del sentido del gusto, hay que decir que el recién nacido puede diferenciar tres sabores diferentes: agrio, dulce y amargo.

  • También olfativamente está desarrollado y eso le va a suponer, entre otras cosas, conseguir distinguir y detectar la leche materna con la que se va a alimentar.

  • No hay que pasar por alto que tiene sensibilidad en su cuerpo, lo que le permite poder ser conscientes de cuando recibe caricias.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias