Educación

¿Cómo saber si mi hijo está consentido?

consentido-2
0 Comentar

Muchas veces, las opiniones de personas exteriores al seno familiar pueden ser las que nos abran los ojos respecto a si nuestros hijos están malcriados o no. Y es que se puede dar la circunstancia de que seamos capaces de darle justificación a las actitudes y a los comentarios de esos, y que sólo nos detengamos a pensar si todo ese conjunto de acciones son de niños consentidos cuando un amigo, familiar lejano o desconocido nos lo indiquen.

Para que no tengas que darte cuenta de que tus pequeños realmente son unos malcriados cuando alguien te lo advierte, para que puedas actuar convenientemente a fin de evitarlo, sigue leyendo. A continuación te vamos a mostrar cuáles son los signos que indican que sí lo son:

1-Es un desobediente

La primera señal que viene a indicar que un niño está malcriado es que básicamente “hace lo que le viene en gana”, es decir, que no sigue las indicaciones que le dan sus padres, que nos les hace caso y que si acaba haciendo lo que se le impone es después de haber montado un auténtico “espectáculo” de gritos y llantos varios.

2-Las pataletas son constantes a diario

Muy en relación con el punto anterior está este otro, un síntoma más de lo que nos ocupa. Los pequeños malcriados no dudan en patalear constantemente para conseguir lo que quieren, para oponerse a las normas que se les imponen, para que se les haga caso cuando desean…

3-No le gusta compartir nada

Es decir, que es egoísta. Esta es otra señal inequívoca de que los padres no están educando bien a su hijo y le están haciendo un consentido. Y es que este no quiere compartir nada con nadie, ni un juguete en la guardería ni siquiera una golosina con sus papás. Una situación que hay que atajar cuanto antes porque eso le puede traer consigo no sólo frustración sino también serias dificultades para relacionarse con los demás.

consentido-3

4-Es un respondón

Si tu hijo jamás se queda callado cuando le dices algo, ya sea pedirle que haga alguna cosa o para reprocharle su actitud, está claro que es un respondón. Y eso no sólo puede significar que va a ser un rebelde sino también que es un maleducado y un malcriado. Es fundamental que aprenda a escuchar, que asuma sus responsabilidades y que sepa dialogar.

No está mal que pueda rebatir cosas en momentos puntuales, pero no siempre y no por todo.

5-Siempre quiere más

De la misma manera, hay que saber que los pequeños malcriados nunca parecen quedar satisfechos con nada, siempre quieren más. Así, por ejemplo, si se les compra una gominola, quieren dos; si se les lleva media hora al parque, montan la pataleta porque quieren estar una entera…Y eso, al igual que sucede en el caso de los egoístas, les puede convertir en seres frustrados de por vida si no se soluciona a tiempo, ya que es importante que aprendan desde edad temprana que jamás se puede tener todo lo que se quiere y cuando se desea.

6-Los buenos modales no son lo suyo

Los psicólogos y educadores coinciden en subrayar que otro indicativo de que el niño es un malcriado es que no cuenta con buenos modales. Y es que le costará hacer cosas tan sencillas como pedir las cosas por favor, dar las gracias, no contestar de mala manera, saludar o despedirse…

consentido-1

7-Muestra cierta agresividad

Otra de las señales que vienen a indicar que el menor es un consentido es que muestra cierta agresividad cuando no se hace lo que desea, cuando no obtiene lo que quiere o cuando no logra obtener la atención que espera. En esas situaciones, o en otras similares, lo que hace es tirar las cosas al suelo, pegar patadas a lo que encuentre a su paso, insultar o chillar, sin olvidar que puede llegar a pegar. Y todo eso, como es de imaginar, no se puede permitir. Es decir, hay que acabar con esas actitudes cuanto antes porque es la manera de que no aprenda que con violencia se logra lo que se desea.

8-Nunca hace las tareas que se le encomiendan

La octava muestra que vendrá a dejar claro que sí, que el menor en cuestión es un malcriado, es que jamás hace lo que se pide, ya sea sentarse a la mesa, recoger los juguetes, lavarse los dientes o ayudar a recoger su plato…

Con todas estas indicaciones que te hemos dado desde BabyAffinity podrás saber si tu hijo está demasiado consentido o no. En el caso de que el resultado sea afirmativo, es importante que cuanto antes te pongas “manos a la obra” para corregir esa actitud, que, en absoluto, le resultará beneficiosa ni en su presente ni tampoco en su futuro.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias