Noticias

Una aerolínea da descuentos a los pasajeros cuando un bebé llora durante el vuelo

vuelo-2
0 Comentar

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos realizado un viaje en avión y que en pleno vuelo uno de los bebés que también era pasajero se ha puesto a llorar sin consuelo. Ante esa situación, lo que hacemos es volvernos comprensivos, saber que es la manera que tiene de expresar que le duelen los oídos, que está cansado, que cuenta con sueño o simplemente que le duele algo.

Sin embargo, seguro que también hemos sido testigos de cómo ciertos adultos han montado un auténtico “espectáculo bochornoso” quejándose de la actitud del menor y recriminando a sus padres que lo lleven de viaje. Ante eso habremos pensado que ese hombre o mujer está teniendo un comportamiento inadecuado, insolidario, incomprensible y, sobre todo, vergonzoso. Y es que no sólo se trata de un niño, que no sabe lo que hace, sino que se pone a juzgar a unos padres sin conocer su realidad.

Sea como sea, lo que está claro es que esa situación puede llevar a conflicto. De ahí que una compañía haya decidido tomar cartas en el asunto para evitarlo. Por eso, ofrece descuentos a sus viajeros cuando durante el vuelo algún bebé comienza a llorar.

La compañía

La aerolínea que se encuentra de máxima actualidad por haber tomado la citada medida no es otra que la estadounidense JetBlue, que es de bajo coste y que pertenece al grupo JetBlue Airways Corporation. Se puso en funcionamiento a finales de la década de los años 90, concretamente en 1998, y tiene su sede en Delaware.

vuelo-1

Su propuesta

Como hemos mencionado, el objetivo que persigue esa compañía es que no se creen discusiones y conflictos entre los pasajeros cuando durante cualquier vuelo uno de los bebés que viajan se pone a llorar. Por eso, ha tomado la decisión de acometer una prueba: ofrecer descuentos a quienes les eligen para realizar un desplazamiento si durante el trayecto cualquiera de los pequeños apuesta por el llanto para mostrar que no está a gusto o que le duele algo.

Precisamente después de apostar por esa medida decidió comprobar qué resultados tendría. Por eso, como puede verse a través de la grabación de un vídeo, eligió un vuelo entre Nueva York y Long Beach, en California, para hacer el experimento.

vuelo-3

Así, nada más cerrar el avión y prepararse a volar, se puede ver el rostro de varias personas que se encuentran “atemorizadas” ante la cantidad de niños que van dentro, ya que consideran que eso puede ser un auténtico “infierno”. Sin embargo, esas caras cambian por completo cuando un tripulante de cabina se encarga de informar a los viajeros que cada uno de estos recibirá un descuento del 25% en un billete de avión cada vez que uno de los bebés que va en el vuelo llore en algún momento.

Sorprendidos es como se quedan todos ante tal información. Pero ahí no queda la cosa, ya que cuando, al poco tiempo, uno de los niños no puede reprimir las lágrimas lo que ocurre es que todos y cada uno de los pasajeros recibien esas con aplausos, pues ya saben que tienen una notable rebaja en su próximo viaje.

Es más, las personas que realizaron este trayecto acabaron consiguiendo un billete gratis, ya que fueron cuatro llantos de bebés los que tuvieron que escuchar durante el mismo.

vuelo-4

El objetivo

Anteriormente ya hemos expuesto que el principal objetivo de JetBlue era lograr que los pasajeros se volvieran más tolerantes con los lloros de los bebés y evitar así conflictos innecesarios que crean un mal ambiente de viaje y que, en alguna ocasión, han acabado en peleas directamente. Pero no sólo eso, la aerolínea estadounidense de bajo coste también ha dado a conocer que, al mismo tiempo, lo que persigue es que las madres y padres que tienen que volar con sus pequeños, lo hagan sin estrés y sin agobio porque el llanto de sus hijos pueda provocar que les miren con mala cara, que les echen en cara lo que está sucediendo e incluso que les insulten.

vuelo-2

Otros datos de interés

Por el momento, esta iniciativa ha sido una prueba puntual y no se sabe cuándo la compañía aérea puede volver a ponerla en marcha o directamente establecerla como una rutina diaria y significativa de la misma.

Hasta que eso suceda lo que se puede hacer es visualizar el vídeo citado, en el que, además de todo lo expuesto, aparecen los testimonios de varias madres que reconocen lo difícil, estresante y agobiante que resulta viajar con sus pequeños en avión. No ya porque deben hacer todo lo que está en su mano para que el trayecto les resulte a esos lo más cómodo, rápido y satisfactorio posible sino para que sus llantos no generen conflictos con otros pasajeros.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias