Nutrición

Recetas para hacerle frente a la obesidad infantil

Recetas para hacerle frente a la obesidad infantil
obesidad-recetas
0 Comentar

La salud de los hijos es una de las cosas que más preocupa a los padres. Por eso, es habitual que hagan uso de todas las “herramientas” que tienen al alcance de sus manos para conseguir que sus pequeños se encuentren en perfecto estado.

Una de las medidas que deben tomar en pro del bienestar presente y futuro de los niños es vigilar su alimentación, ya que sólo así podrán evitar la tan problemática obesidad infantil. Y es que esta puede provocarles una larga lista de consecuencias adversas.

Por ese motivo, es imprescindible que los adultos les establezcan menús equilibrados, completos y saludables que se basen en recetas tales como estas que damos a conocer a continuación:

Salmorejo

obesidad-1

El salmorejo es una de las sopas de verduras que más le gusta a los niños y que resulta más saludable, además de fácil de preparar. Apenas aporta calorías, les da vitaminas y resulta tan nutritiva como refrescante.

¿Qué ingredientes se necesitan para elaborar este plato? Fundamentalmente tomate, aceite de oliva, sal, pan, ajo, huevo y taquitos de jamón.

Una vez con todos esos alimentos en la cocina, llega el momento de ponerse a preparar la receta:

  • En un primer momento lo que hay que hacer es pelar y trocear los tomates.

  • El siguiente paso consiste en coger un bol y proceder a introducir en el mismo pan troceado, un ajo pelado y los citados tomates. A estos ingredientes se les añadirá el aceite de oliva y la sal para después proceder a batirlo todo hasta conseguir una mezcla sin ningún tipo de grumos.

  • Por otro lado, se cocerá unos huevos. Cuando estén listos se les quitará la cáscara y se les hará trocitos.

  • Por último, lo que quedará es emplatar. Para eso se cogerá un pequeño cuenco o un plato hondo para verter el salmorejo, al que se le añadirá los trocitos de huevo y también unos taquitos de jamón.

Como ves, un plato sencillo pero realmente sabroso y saludable.

Pollo al limón

obesidad-2

Este es otro de los platos que se pueden incluir en la dieta de cualquier menor para combatir la obesidad infantil. Para prepararlo se necesitan unos muslos de pollo, limones, aceite de oliva, ajo, perejil, pimienta negra y sal.

Cuando ya se ha procedido a comprar esa lista de ingrediente, llega el momento de ponerse el delantal y comenzar la preparación de la exquisita receta:

  • Lo primero es proceder a echarles a los muslos tanto la sal como la pimienta e incluso restregarles un poco los ajos.

  • Después, una vez que el horno se haya precalentado, se optará por meter el pollo echándole por encima un poco de aceite de oliva, el zumo de limón y también un poquito perejil.

  • Una hora aproximadamente es el tiempo que tendrá que estar el pollo en el horno, a una temperatura aproximada de 200º. Eso sí, es importante que a la media hora se le eche por encima otro poquito de zumo de limón, que no sólo le aportará sabor sino que, del mismo modo, conseguirá que la citada carne vaya soltando todo su jugo.

  • Pasado el tiempo estipulado, sólo quedará esperar que enfríe un poquito y emplatar para que los pequeños de la casa disfruten saboreando esta receta, que es muy saludable y que además les encantará porque la carne de pollo es la que más les gusta.

Macedonia de frutas

obesidad-3

Dentro de este conjunto de recetas sanas que ayudan a hacerle frente a la obesidad infantil no podía faltar una que se sustentará en uno de los alimentos más recomendables y necesarios en la dieta de cualquier menor: la fruta. Y es que esta les aporta pocas calorías y, por el contrario, muchas vitaminas.

En concreto, como los pequeños son reacios a tomarla, te proponemos que se la presentes de una forma diferente: en macedonia.

Para elaborarla lo que necesitas es varias piezas de frutas diferentes que sepas que le gustan y que sean de color distinto para que así esta receta les resulte más atractiva. Entre las más recomendadas están la manzana, la pera, el plátano, el kiwi, la naranja o la fresa, por ejemplo.

Lo que tendrás que hacer es pelarlas todas, cortarlas en pequeños daditos y luego colocarlas en un cuenco. A continuación vierte encima de estas un poquito de zumo de naranja y mézclalo todo muy bien, dejándolo reposar un poco.

Cuando se lo vayas a poner en la mesa se lo puedes llevar tal cual o bien habiéndole fundido por encima un poquito de chocolate. Seguro que le encanta. Eso sí, si tienes imaginación puedes conseguir que no rechiste nada a la hora de comérselo si juegas con los colores y las formas de las frutas para formar caritas, muñecos u objetos varios.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias