Mamás y papás

¿Cómo es el antes y el después de ser padres?

¿Cómo es el antes y el después de ser padres?
padres-cambios
Comentar

Ser padres es algo muy especial, que consigue hacer fluir los sentimientos, el instinto de protección, la felicidad, en general. Sin embargo, no hay que pasar por alto que también lleva aparejado un gran cambio en la vida, ya que desde el momento que se tiene en brazos al hijo este pasa a ser la prioridad en todos los aspectos.

Esa situación radical del día a día se ve reflejada en numerosos ámbitos de la vida de los adultos y precisamente eso es lo que ahora queremos darte a conocer. Queremos que, de manera simpática, puedas ver cómo era el antes y el después de cualquier adulto que ya es padre o madre. Y para eso nada mejor que recurrir a las divertidas ilustraciones que ha realizado una tienda francesa de ropa infantil que responde al nombre de La P´tite Bete.

Fin a las noches de fiesta

padres-1

De manera irremediable, uno de los principales cambios que experimentan los adultos que tienen un hijo es a nivel de ocio. Y es que, especialmente en el caso de las madres, se acabaron las noches de fiestas interminables que terminaban entrada la mañana del día siguiente. Hay que cuidar a un bebé y se hace imposible salir todas las noches. Es más, cuando se consigue dejar al pequeño con los abuelos o la niñera, también “estar de marcha” es diferente: se piensa en cómo estará, se le echa de menos y se deja de lado el beber alcohol, pues al día siguiente una resaca unida a sus llantos y requerimientos puede ser un auténtico infierno.

En ese último aspecto, la citada serie de ilustraciones plantea que si antes de ser padres se tomaban mojitos cuando se salía, ahora se ingieren infusiones.

Cambio en los hábitos literarios

padres-2

Ni que decir tiene que los hobbies de las personas que tienen bebés también cambian. Eso se percibe claramente en los papás que eran grandes aficionados a la lectura, pues se ven en la “necesidad” de dejar de leer sus novelas de aventura, de espionaje o de amor. Tras tener a su hijo tienen que apostar por lecturas de libros sobre cómo conseguir dormirle rápidamente, cuándo dejar la lactancia, cómo hacerle frente a sus pataletas…

Así, esta serie de divertidas ilustraciones que nos ocupa plantea que cuando no se es padre se disfruta de la lectura de “La insoportable levedad del ser” y luego, tras venir al mundo el bebé, se hace lo propio con obras sobre cómo lograr que empiece a utilizar el orinal.

Ir de viaje: ¡un auténtico infierno!

padres-3

¿Cuántas parejas han organizado una escapada de fin de semana y han preparado una mochila o una pequeña maleta con toda la ropa que necesitaban? Pues bien, eso se acabó. Con la llegada de un hijo preparar un viaje es una odisea, ya que prácticamente se llena el coche con todo lo que se necesita para cuidarle: ropa, pañales, carrito de paseo, portabebés, biberones, cremas para su cuidado, potitos, chupete… y la lista sigue y sigue y sigue.

Nada de restaurantes románticos, sólo comida rápida

padres-4

Otro de los cambios que la tienda de ropa infantil La P´tite Bete establece que más cambia en la vida de cualquier pareja son las salidas a comer o cenar fuera de casa. Antes de estrenarse en la paternidad, los enamorados aprovechaban para disfrutar de una velada romántica en el restaurante de moda, bajo la luz de unas velas y con una buena copa de vino. Sin embargo, es venir al mundo el niño y decir adiós a esa posibilidad.

Cuando se tiene pequeños los establecimientos con más “glamour” que se van a poder pisar durante mucho tiempo, hasta que se hagan mayores o alguien quiera quedarse a cuidarlos, es a uno de los habituales restaurantes de comida rápida. Y es que en estos locales es donde los niños disfrutan de los platos que más les gustan (pizzas, patatas fritas, hamburguesas…), donde consiguen regalos y juguetes con sus menús y donde incluso cuentan con espacios para divertirse, como los parques de bolas.

¿Vamos a pasar el día en la playa o 15 días de vacaciones?

padres-5

¡Qué bonito es disfrutar de la familia en un día de playa, todos juntos! ¿Seguro qué es cierto? Si lo dices así posiblemente sea porque o no lo has pensado bien o no lo has vivido. Y es que cualquier persona que tenga un niño pequeño sabe que pasar una jornada playera supone realizar una organización que ni un profundo proyecto de empresa.

El coche irá hasta arriba de cosas para estar ¡unas horas!, pero parece que la familia se va quince días de vacaciones. Hay ropa, carritos, biberones, pañales, portabebés, la sombrilla, los juguetes, las cremas solares, las toallas, los gorros, los flotadores, la nevera, la comida, el agua, el cubo y el rastrillo….¡Argggggggg!

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias