Noticias

Muere una bebé de 13 meses tras ser agredida sexualmente por su padre

poppi-1
0 Comentar

Realmente espeluznante es el caso que hoy hemos conocido y que ha tenido como víctima a una bebé inglesa de 13 meses. Se trata en concreto de una resolución judicial sobre la muerte de esa pequeña y la misma es muy clara y no deja lugar a dudas: falleció por una muerte súbita después de que su padre la agrediera sexualmente.

La víctima

La trágica protagonista de esta historia es una niña británica de poco más de un año de vida llamada Poppi Worthington, que falleció el 12 de diciembre de 2012 al sufrir una muerte súbita, de la que en estos momentos se ha aclarado su posible causa.

Los hechos

A la fatídica noche de ese día de diciembre de hace cuatro años hay que trasladarse para conocer el origen de los hechos que ahora han copado las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo. Y es que fue en ese momento cuando su padre, Paul Worthington de 47 años de edad, pidió ayuda sanitaria de emergencia al considerar que la pequeña no se encontraba bien y que no paraba de llorar.

Rápidamente una ambulancia llegó a la casa familiar, situada en Barrow, y tras un primer reconocimiento la llevaron inmediatamente al hospital para que pudiera ser tratada convenientemente. Los doctores que la atendieron descubrieron que contaba con varias heridas, que tenía una fractura en una pierna y que incluso presentaba una serie de daños realmente sospechosos en lo que era la zona del ano.

poppi-2

Por ese motivo, pusieron en marcha el protocolo pertinente para los casos de abuso y su progenitor fue arrestado e interrogado por la policía como sospechoso de agresión sexual. Una situación durante la cual la niña falleció por muerte súbita sin que nada se pudiera hacer al respecto.

Aunque fue detenido y preguntado por las autoridades, en todo momento el adulto se declaró inocente, fue puesto en libertad y no se le acusó de ningún delito.

La resolución judicial

Sin embargo, hoy ese caso ha dado un giro importantísimo. Y es que el juez encargado del caso ha dictaminado que la pequeña Poppi murió a consecuencia de ser víctima de un abuso sexual por parte de su padre. Una conclusión esta a la que ha llegado después de tener en cuenta no sólo los informes de los médicos que atendieron al bebé en su momento sino también los resultados conseguidos por los forenses que estudiaron y analizaron el cuerpo de la pequeña víctima.

Así, esos datos han sido suficientes para que la mencionada autoridad, que ha manifestado también su queja respecto a que la policía en su momento no conservara ciertos objetos de la niña, tales como ropa, que podrían haber sido analizados en profundidad, haya considerado que el responsable de la muerte de la menor es su padre.

Por ese motivo, ahora el adulto se encuentra a expensas de que se le impongan las medidas y sanciones a las que deberá hacerle frente tras dejarse constancia de que es el único culpable de lo acontecido.

poppi-3

Sociedad conmocionada

Si este caso causa estupor, dolor e incluso horror en cualquier persona, más aún lo ha hecho en la sociedad inglesa. Y es que en el país, donde se ha seguido de manera continuada el caso del fallecimiento de la pequeña, todo el mundo está conmocionado al salir a la luz distintos datos del mismo e incluso la situación con la que llegó la niña al hospital y las heridas que presentaba.

Es más, son numerosas las muestras de repulsa que se han dado a conocer e incluso los comentarios solicitando una fuerte condena para ese padre que ha abusado presuntamente de su hija y que es el responsable de su muerte.

Señales de abuso en menores de 5 años

A raíz de este lamentable caso, han aparecido en escenas médicos y psicólogos que no han dudado en dar a conocer a los padres en general las distintas señales que se aprecian en menores de 5 años y que vienen a indicar que están siendo víctimas de abusos sexuales:

  • Secreciones que no son normales en sus órganos genitales.

  • Constantes pesadillas.

  • Lesiones en distintas zonas del cuerpo, especialmente en las partes íntimas.

  • Problemas para conciliar el sueño.

  • Dificultades para poder sentarse o caminar.

  • Cambios en su comportamiento y personalidad. En algunas víctimas lo que sucede es que se vuelven mucho más retraídas y están tristes en todo momento, mientras que en otras lo que se produce es la aparición de una actitud especialmente violenta.

  • Interés repentino por todo lo que tiene que ver con la sexualidad.

  • De la misma manera, se reconoce que los pequeños que están siendo agredidos sexualmente pueden indicarlo porque, de pronto, se les puede ver cómo llevan a cabo tocamientos a otras personas, como los que les realizan sus agresores.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias