Embarazo

El embarazo en invierno. Ventajas, desventajas y consejos

invierno-embarazo
0 Comentar

Aunque la planificación puede salir bien o mal, muchas son las mujeres que piensan en qué momento concebir un hijo para así hacer coincidir el embarazo con una época concreta del año. ¿Por qué? Por motivos profesionales, por ventajas de cara a pedir la baja maternal o incluso por la estación que sea. En concreto, un elevado porcentaje de las futuras mamás se decantan porque su periodo de gestación transcurra en su mayor parte durante el invierno, entre otras cosas, para no tener que soportar con una incipiente barriga las altas temperaturas estivales.

Si ahora estás esperando un hijo, sea cual sea tu caso, tanto si lo has planificado como si no, debes conocer todo lo que supone quedarse en estado y llevar a cabo la gestación en la estación más invernal del año:

Ventajas

Siempre hay que intentar ver las cosas de manera positiva. Por eso, para poder estar lo más a gusto posible embarazada durante el invierno, hay que ser consciente de todas las ventajas que trae consigo esa temporada:

  • Como ya hemos mencionado, indiscutiblemente el principal aspecto a favor es que no hay que hacerle frente a las altas temperaturas del verano estando con una barriga incipiente.

  • De la misma manera, hay que tener en cuenta que cuando la climatología es más fresca la futura mamá verá más difícil que sufra síntomas tales como mareos o retención de líquidos. Precisamente con respecto a esa última, es más extraño que en pleno invierno se tengan problemas severos de hinchazón de piernas y tobillos.

  • Por supuesto, no se debe olvidar tampoco que el invierno facilita que la mujer pueda hacer ejercicio, para estar en forma y tener su peso bajo control, sin riesgo a sufrir lipotimias.

  • Asimismo hay que subrayar que pasar la mayor parte del embarazo en estas fechas permite que se pueda conciliar mejor el sueño. Y es que las féminas que lo llevan a cabo en verano, a sus síntomas y al crecimiento de su tripa, añaden que las altas temperaturas son enemigas de descansar de la manera adecuada.

invierno-1

Desventajas

Para que la mujer que quiera planificar su embarazo, lo haga de la manera correcta, también es importante que tenga en consideración cuáles son los aspectos más negativos de que pase el periodo de gestación durante la estación más fría, entre los que se encuentran estos:

  • Vestirse de premamá es más complicado y también más caro, teniendo en cuenta que hay que abrigarse, por lo que deberá comprar más prendas.

  • Ni que decir tiene que en el invierno, concretamente en la Navidad, tienen lugar un sinfín de reuniones, comidas de empresa, cotillones, cenas familiares…La mujer que está embarazada en este momento no sólo no puede comer muchos de los alimentos que se ponen en la mesa en esos días sino que además tampoco podrá beber alcohol e incluso, según su estado de gestación, tampoco podrá aguantar hasta las tantas de fiesta en fiesta.

  • Es más fácil que se pillen catarros y resfriados. Una situación que trae consigo un “problema” para la gestante, que no se puede medicar porque eso produciría graves daños al bebé.

Consejos

invierno-2

Igual que es necesario conocer los pros y los contras de afrontar un embarazo en invierno, hay que saber una serie de recomendaciones que pueden ayudar a llevarlo de la mejor manera posible en esas fechas. En concreto, estos son los consejos más eficaces, sencillos y, sobre todo, útiles que deben tener en cuenta las futuras mamás que estén en pleno periodo de gestación:

  • Para evitar resfriarse, es importante que lleven a cabo una alimentación sana, completa y equilibrada, dándole especial protagonismo en la misma a lo que son las frutas y las verduras. Y es que estas contribuirán a que se encuentren perfectamente hidratadas y, de modo especial, a que sus defensas se vean reforzadas.

  • De la misma manera, en esa dieta también deben incluir alimentos con interesantes niveles en hierro, ya que este elemento es útil para que el organismo funcione a la perfección, para que no puedan sufrir anemias y también para que logren reducir al máximo síntomas tales como el cansancio permanente.

  • De la misma manera, deben aprovechar las vacaciones de estas fechas para que sus parejas les ayuden a realizar todo el conjunto de preparativos que requiere la llegada del bebé. Y es que juntos podrán acometer de manera más rápida y más fácil desde la elección de su ropita hasta la decoración de la habitación o la preparación de la canastilla. Todo eso sin pasar por alto que también se debe aprovechar para juntos elaborar comida que luego se congelará, pues cuando el niño haya nacido apenas habrá tiempo para meterse en la cocina.

  • Ni que decir tiene que durante el invierno es necesario que la embarazada cuide de modo especial su espalda, que se puede ver dolorida por el crecimiento de la tripa. Por eso, nada mejor que practicar natación en algún polideportivo, cuyas piscinas suelen estar mucho menos masificadas ahora que en otras fechas del año.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias