Entretenimiento

Consejos para celebrar la noche de Reyes

noche-reyes
0 Comentar

Sin lugar a dudas, una de las noches más mágicas y especiales del año es la de Reyes, la que se celebra el día 5 de enero. Y es que los niños se llenan de ilusión y están expectantes ante la llegada de los Reyes Magos, mientras que sus padres se contagian también de esa felicidad al ver las caras y los nervios de los pequeños de la casa.

Si tú tienes vástagos, es importante que hagas todo lo que esté en tu mano para conseguir que ese día sea único e inolvidable. ¿Cómo conseguirlo? Siguiendo estos consejos que te exponemos a continuación desde BabyAffinity:

1-Ir a la cabalgata

De manera indiscutible, lo primero que hay que hacer ese día 5 para conseguir que los niños se vayan mostrando ilusionados ante tal fecha es acudir a la pertinente cabalgata que se celebre en la localidad o en la ciudad en la que se viva. El hecho de salir juntos a la calle, de ver los espectáculos que se desarrollan, de coger los caramelos que se lanzan desde las carrozas y de vivir con alegría las fiestas navideñas es algo especial, que llena de felicidad a mayores y pequeños y que se convierte en un recuerdo imborrable para todos.

De igual modo, es impagable la cara que ponen los menores cuando ante sus ojos aparecen los tres Reyes Magos y les saludan. Unos se quedan absolutamente sorprendidos, otros actúan con nerviosismo como si fueran un fan delante de su ídolo musical y están incluso los que no pueden parar de saludar a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Eso sí, es fundamental que, para vivir con absoluta felicidad esta cita, tengas en cuenta una serie de consideraciones:

  • Lleva contigo, en una mochila o bolso, agua e incluso algo de comer pues si vais a pasar mucho tiempo fuera puede ser que a tus niños les dé sed y hambre.

  • Ten paciencia porque los pequeños se pueden cansar de esperar y tendrás que intentar calmarles hasta que aparezcan sus Majestades de Oriente.

  • Fundamental es que no sueltes de la mano ni pierdas de vista a tus vástagos, porque se suelen producir aglomeraciones. Así, si no tienes cuidado, puedes provocar que tus pequeños se pierdan o que puedan sufrir golpes o pisotones.

  • Por supuesto, respeta todas las medidas de seguridad que se hayan establecido para el paso de la cabalgata, pues lo único que persiguen es que nadie tenga que ser víctima de ningún daño.

noche-1

2-Preparar la llegada de sus Majestades de Oriente

Cuando os encontréis ya en casa, después de haber asistido a la tradicional cabalgata, es el momento de que tú y tus pequeños empecéis a organizar la visita nocturna que os harán las citadas Majestades. En concreto, tendréis que dejarles algo de comida y bebida, para que se repongan del esfuerzo que están realizando, y, por supuesto, también estaría bien que tuvierais ese mismo detalle con los camellos.

¿Qué más? Pues tampoco os podéis olvidar de dejar cada uno uno de vuestros zapatos en el salón para que así junto al mismo sea donde os coloquen todos los regalos.

3-Irse pronto a la cama

La noche de Reyes no sería lo mismo si los niños no se fueran pronto a la cama, ya que son conscientes de que si están despiertos aún cuando lleguen esos mágicos personajes, estos pasarán de largo y no les dejarán ningún presente.

Por ese motivo, después de dejar todos los preparativos organizados, haz que tus hijos se duchen, se pongan el pijama, cenen y se vayan a la cama. Eso sí, no te olvides de leerles un cuento sobre los Reyes Magos y lo que hacen, ya que así contribuirás a que su ilusión se mantenga intacta y a que estén deseando que llegue la mañana para levantarse corriendo y ver qué les han dejado.

noche-2

4-Dejar las huellas del paso de los Reyes Magos

Por supuesto, otro de los consejos básicos que debes tener en consideración para hacer de esa noche una de las más especiales y mágicas del año es que, si ves a sus Majestades, consigas que tomen algo antes de seguir repartiendo regalos. Así, invítales a que descansen un poquito, a que coman algo de turrón y se tomen un chupito, a que sus camellos beban agua…Ya nos entiendes, ¿no?

De esta manera, cuando tus hijos se levanten al día siguiente se quedarán absolutamente alucinados al comprobar que de verdad los Reyes Magos han estado en el hogar, no sólo porque les han dejado unos presentes sino también porque han ingerido todo lo que les habían dejado.

Llevando a cabo estas acciones, no tengas dudas de que la noche del 5 al 6 de enero conseguirás que

sea única, especial e inolvidable para tus hijos pequeños. Pero no sólo para estos, sino también para ti, porque verás la felicidad en sus ojos y ese será el mejor regalo que puedas tener.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias