Cuidados del Bebé

Una azafata se hace viral al calmar a un bebé en pleno vuelo

azafata-viral
0 Comentar

A la mayoría de los adultos nos causa temor, angustia e incluso cierta molestia física el tener que viajar en avión. Y esto último se acrecienta aún más en el caso de los niños, pues ante los dolores de oídos, por ejemplo, lo único que pueden hacer es llorar. Un hecho este que puede generar, en algunos casos, conflictos dentro del citado medio de transporte ante las quejas de algunos pasajeros que se muestran muy poco tolerantes con la situación.

Precisamente para evitar problemas, pero, sobre todo, por el bienestar de un bebé, una azafata se ha hecho viral después de calmarle en pleno vuelo.

¿Qué ha pasado?

Lo que ha sucedido es que Heather Gooch y su esposo realizaban el pasado 28 de diciembre un viaje entre Fort Laudersale y Yslip (Nueva York). Lo hacían en un vuelo regular de la compañía Southwest y en compañía de su hijo de nueve meses.

Todo parecía ir sobre ruedas hasta que, en pleno vuelo, el pequeño, quizás molesto por esa mencionada presión en los oídos, se puso a llorar de manera desconsolada, generando estrés a sus padres y haciendo que determinados pasajeros se sintieran incómodos por no poder realizar el desplazamiento sin oír llantos.

Por ese motivo, una de las azafatas, Anissa Charles, decidió actuar. Así, tomó la decisión de coger al niño para poder calmarle y lo hizo paseándole por todo el avión, para que pudiera conocer cada uno de los rincones del mismo. Y el resultado fue realmente positivo, ya que el menor se tranquilizó y todos pudieron seguir disfrutando de un trayecto más calmado.

azafata-1

Y se hizo viral

Realmente agradecida por el detalle que tuvo la mencionada azafata, Heather, la madre del bebé, no dudó en subir a su cuenta en la red social Facebook una fotografía en la que se podía ver cómo la tripulante de la cabina de pasajeros se hizo cargo del pequeño y logró calmarlo. Una instantánea, convertida ahora en viral con más de 450.000 “Me Gusta”, que no dudó en acompañar con un texto donde le daba las gracias por el trabajo que había hecho, por haberles permitido descansar un ratito e incluso por haberles dado la oportunidad de haber podido comido con tranquilidad durante el viaje.

Unas palabras esas que rápidamente fueron contestadas por Anissa quien ha expuesto que las gracias se las da ella al menor por haberle alegrado el día.

Consejos para viajar con niños en avión

Desgraciadamente no proliferan las azafatas como la que nos ocupa, por lo que los padres que viajen con sus bebés en avión tendrán que encargarse por sí solos de relajarles, en pro de su propio bienestar y a favor de un viaje tranquilo para el resto de pasajeros.

En ese caso, lo que se recomienda a los adultos es llevar a cabo una serie de medidas para conseguir que sus hijos estén calmados y sufran las menos consecuencias adversas posibles por culpa de ese trayecto a tantos metros de altura:

  • A todos nos pasa que cuando viajamos en este medio de transporte nos comienzan a molestar los oídos, a consecuencia de los cambios de presión. Eso, por supuesto, también afecta a los pequeños que pueden manifestar las molestias que sienten llorando de manera desconsolada. Para evitar que sufran lo menos posible, se aconseja que, de modo especial al despegar y al aterrizar, vayan con el chupete puesto o incluso tomando el biberón.

  • De la misma manera, no hay que olvidarse de llevar encima sus juguetes preferidos, ya que así podrá estar distraído y, por tanto, relajado. Eso evitará que pueda alterarse y ponerse a llorar.

  • Por supuesto, también se aconseja que los padres que viajen con sus bebés porten consigo alguna mantita cuando lo hagan en los meses de más frío. Y es que puede ser posible que el menor esté cansado y quiera dormir, lo que supondrá que logre hacerlo si se le arropa con la citada, pues estará más a gusto para conciliar el sueño.

  • Durante todo el viaje es conveniente mantenerlo perfectamente hidratado, por lo que no hay que pasar por alto llevar consigo en todo momento una botellita de agua.

  • Si el trayecto va a ser largo y el niño puede llegar a cansarse de estar sentado, una buena opción es que cada cierto tiempo se le pasee por el avión. Eso hará que se “despiste” y que deje de llorar al ver nuevos rincones y objetos que no había percibido hasta entonces.

  • Asimismo se recomienda a los papás que, cuando noten que se empieza a alterar, no duden en acercarle a la ventanilla y comenzar a explicarle lo que hay fuera: las nubes, las montañas, el cielo…

Con estos sencillos consejos se puede conseguir que el viaje en avión sea lo menos “traumático” posible para los bebés y para los adultos.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias