Cuidados del Bebé

Tener un niño en acogida. Todo lo que hay que saber

niño-acogida
0 Comentar

Numerosos niños en todo el mundo tiene que hacerle frente a una vida complicada desde su infancia. ¿Por qué? Porque nacen en una familia que, por determinadas circunstancias, no puede cuidarles como debería por falta de capacidad económica o por razones médicas. En esos casos lo que suele ocurrir es que se den dos situaciones concretas:

  • Que sean los propios padres, angustiados por las necesidades que no están cubriendo a sus hijos, los que se ponen en contacto con los Servicios Sociales para que se ocupen de esos durante un tiempo.

  • Que la Administración, conocedora de la situación que están padeciendo los menores, decida actuar y retirar la custodia a los progenitores.

Es así cuando comienza una nueva etapa para los pequeños, con visos de un futuro mejor, que en un primer momento resulta complicada si no tienen familiares que puedan encargarse de su cuidado durante un tiempo. Sin embargo, afortunadamente ahora existe lo que se conoce como acogida, que es el periodo en el que una persona, capacitada y de manera voluntaria, decide hacerse cargo de los mismos durante un tiempo determinado, en concreto hasta que la situación familiar que tienen se pueda resolver de manera favorable.

En algunos casos, quienes deciden acoger a los niños son individuos de su entorno, sin embargo, en otros se trata de desconocidos que, gracias a su faceta solidaria y humanitaria, deciden ayudarles. Afortunadamente cada vez son más quienes toman la decisión de contribuir de esa forma al cuidado de niños en complicadas tesituras. Si tú deseas también formar parte de ese colectivo es necesario que primero te informes convenientemente de todo lo que eso significa:

¿Qué significa la acogida?

acogida-1

Tomar la decisión de acoger a un pequeño en casa supone, entre otras muchas cosas, darle un presente feliz. Y es que, frente al complicado día a día que ha estado viviendo hasta ese momento, se le otorga todo lo que necesita: alimentos, estudios, salud…

Las personas que decidan darle esta oportunidad a un menor lo que deben tener claro son dos cosas básicas:

  • Primero, que la acogida no es una adopción ya que la patria potestad la siguen teniendo sus padres. Se trata de algo temporal hasta que su situación se resuelva de la manera que la administración considere más apropiada.

  • Segundo, que desde el primer momento que el niño llega a esos nuevos hogares deben integrarlo en la vida diaria de la familia y tratarlo como un miembro más de esa.

Tipos de acogida

Además de todo lo expuesto, tenemos que subrayar que existen dos tipos fundamentales de acogida:

  • Simple. Esta suele durar un máximo de dos años y se caracteriza porque es la que se lleva a cabo con menores cuyos padres han dado el consentimiento para que, durante un tiempo concreto que les permita resolver sus problemas económicos o de salud, sus hijos puedan ser atendidos por otra persona. De ahí precisamente que durante el periodo que dura esta situación los niños sigan viendo a sus progenitores.

  • Permanente. Esta otra modalidad se caracteriza porque la acogida suele durar muchos años, dándose incluso la situación de que los pequeños lleguen a cumplir la mayoría de edad. El hecho de que se extienda tanto en el tiempo puede ser porque la solución de problemas por parte de sus padres no es sencilla, debido a que están cumpliendo condena de cárcel, porque están recibiendo tratamientos médicos….

Tramitación

acogida-2

Las personas que estén interesadas en ofrecer su cariño, su casa y su economía para acoger a pequeños que se encuentren en situaciones muy complicadas a nivel familiar deben saber que para lograrlo tienen que llevar a cabo la tramitación pertinente:

  • Lo primero es comunicarlo a la Administración correspondiente, que se reunirá personalmente con los interesados, explicándoles lo que supone la acogida en general y ofreciéndoles el papeleo necesario para que puedan seguir adelante con el proceso si así siguen deseándolo.

  • El siguiente paso es la entrega al organismo determinado de la solicitud y también de toda la documentación necesaria, entre la que se encuentran el libro de familia, certificados médicos, la acreditación de la situación laboral, el certificado de antecedentes penales…

  • A continuación, los candidatos deberán superar un estudio psicosocial, por parte de un psicólogo y de un trabajador social, y si lo hacen tendrán que asistir a unos cursos de formación. En concreto, en estos aprenderán cómo cuidar y tratar a los niños en acogida.

  • Después de haber acometido todas esas fases, se determinará finalmente por parte de la Administración si esas personas están capacitadas para tener niños en acogida. Si determinan que sí, las incluirán en el Registro de Familias de Acogida y ya sólo quedará que esperen a que se les autorice el cuidado temporal de algún menor que lo necesite.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias