Educación

5 consejos para actuar ante la actitud desafiante de los niños

desafiante-2
0 Comentar

La educación de los hijos es una de las tareas más complicadas a las que se enfrentan a diario los padres. Y es que los niños no nacen con un libro de instrucciones donde se diga qué hay hacer ante cualquier actuación que lleven a cabo. Por eso, toda la información y los consejos que los adultos consigan al respecto para poder afrontar determinados “conflictos” con los menores son bien recibidos.

En este caso, queremos dar a conocer algunas recomendaciones que son de utilidad a la hora de hacerle frente a la actitud desafiante que algunos pequeños adoptan cuando se les riñe o se les indica que hagan algo en concreto:

1-No perder los nervios

De manera indiscutible, la primera norma de oro que los padres tienen que cumplir cuando sus hijos les desafían, con sus palabras o con sus actitudes, es no perder los nervios. Si los adultos se desquician, se ponen nerviosos y comienzan a chillar no sólo no conseguirán que los pequeños dejen de lado su mal comportamiento sino que además que les estarán demostrando que han logrado sacarles de sus casillas.

Por supuesto, es importante tener en cuenta que hay que conseguir mantener la calma en todo momento porque de esa forma también se les estará enseñando que con la violencia, verbal o física, no se arreglan las cosas.

Así, ante las palabras o gestos de los pequeños que les estén retando, deben contar internamente hasta cien, respirar profundo y mantener su postura sin flaquear en ningún momento.

2-No entrar en sus provocaciones

En muchos casos, los niños lo que pretenden es sacar de quicio a sus papás para que así estos finalmente les acaben permitiendo hacer lo que desean. Por eso, puede ser que lleven a cabo comentarios y acciones que persigan provocarles una reacción concreta. Y eso es algo que los adultos deben evitar, tienen que pensar que no pueden “ponerse a la altura” de los pequeños y comportarse como esos.

desafiante-1

3-Explicarle las cosas una sola vez y mirándole a los ojos 

Ni que decir tiene que, además de mantener la calma y de no caer en sus provocaciones, los padres deben de tomar la determinación de dirigirse a sus hijos indicándoles la orden que les han dado de una manera directa, clara y mirándoles a los ojos. Nada de repetírselo cuatrocientas veces, hay que hacerlo una vez y nada más, pues con esa es suficiente para que la oigan y la lleven a cabo.

De la misma manera, cuando se les explica lo que tienen que llevar a cabo hay que exponerles también, ante el inicio de su actitud desafiante o de su negativa, qué consecuencias traerá consigo que no sigan las indicaciones de sus padres.

Los pequeños puede ser que si están en casa intenten llamar la atención de sus padres a raíz de esa situación poniéndose a llorar como descosidos, tirándose al suelo e incluso haciendo cosas que saben que a los adultos no les gustan. En esas situaciones, aunque cueste y siempre mirando por el rabillo del ojo para que no cometan ninguna acción peligrosa, los adultos tienen que hacer caso omiso a lo que está ocurriendo. Y es que si les prestan atención, les estarán transmitiendo la idea de que “montando pollos” logran su propósito.

4-No consentir ataques de violencia

Bajo ningún concepto hay que permitir que los menores, en ese arrebato de actitud desafiante hacia sus progenitores, lleven a cabo actos violentos, tales como intentar darles un manotazo, romper lo que encuentren a manos o ponerse a chillar como locos. Ante esa situación, los adultos tienen que, manteniendo la calma, sujetarles los brazos y mirándole a los ojos decirles que eso no se les va a permitir y directamente poner en práctica las consecuencias que ya se les había advertido que iban a tener sus comportamientos.

desafiante-niño

5-Refuerzo positivo cuando actúen correctamente

De la misma manera, se considera importante que, para conseguir que los niños cejen en su actitud desafiante en el momento concreto en el que tiene lugar esa, los padres les refuercen positivamente cuando actúen de la forma en la que se les ha indicado. Es decir, cuando acaten las órdenes de los adultos y dejen de patalear o de chillar, los mayores deberán manifestar que está muy bien lo que han hecho e incluso se les puede dar alguna muestra de cariño por eso.

Estos son, a grandes rasgos, los consejos más útiles para conseguir que los pequeños de la casa dejen de lado comportamientos en los que se encaran con sus papás. No obstante, también hay que tener en cuenta que es primordial ser conscientes de que los niños son niños y se comportan como tal y que, en muchas ocasiones, se pueden resolver los mismos desviando la atención hacia otra cosa o dándole un toque de humor a la situación.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias