Cuidados del Bebé

¿Cómo ayudar a tu bebé a dar sus primeros pasos?

¿Cómo ayudar a tu bebé a dar sus primeros pasos?
andar-pasos
0 Comentar

Uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier niño tiene lugar cuando cumple doce meses y es que es entonces cuando, después de haber estado gateando, su cuerpo está perfectamente preparado para comenzar a andar.

En ese instante te darás cuenta de que tu hijo está creciendo, que ya no es el bebé que apenas te dejaba dormir, sino que ya quiere comenzar a descubrir el mundo por sí solo. Sin embargo, aún necesita de tu apoyo y ayuda. Por eso, lo que debes hacer es prestarle tu respaldo para que empiece a dar sus primeros pasos. ¿Cómo hacerlo? Siguiendo estos consejos:

1-Nada de presiones

andar-1

La norma de oro que debes tener en cuenta en todo momento a la hora de respaldar a tu pequeño en este momento es que jamás le presiones. No le agobies, ni le estreses, ni le fuerces a que comience a andar, porque al hacerlo lo único que conseguirás es que sienta presionado y, por tanto, vea caminar como algo negativo y que le crea frustración.

Por tanto, deja que la iniciativa de ponerse en pie y de dar pasos surja de tu hijo. Así, cuando lo haga, lo único que tendrás que hacer será estar pendiente y a su lado para facilitarle la tarea y para ayudarle a levantar, en caso de que se caiga.

2-Fuera el miedo

Otra de las recomendaciones más importantes al respecto es que el miedo nunca debe estar presente. Con esto nos referimos a que es necesario que los padres no sobreprotejan al niño cuando anda, por el miedo a que se caiga o a que se dé con algo. Es decir, que es vital que los adultos no le transmitan ese temor que tienen porque lo que conseguirán será que sienta pavor ante la situación y, por tanto, se niegue a llevarla a cabo.

Por supuesto, este consejo significa también que cuando el pequeño caiga al suelo, que lo hará porque aún no tiene resistencia y equilibrio suficientes, sus papás no griten ni se muestren asustados. En esos casos, lo que deben hacer es ir hasta donde está, sonreírle, decirle que no pasa nada y levantarlo.

3-Con ambos papás

andar-3

Para ayudarle a que dé sus primeros pasos, una buena alternativa es que lo hagan los dos padres a la vez. ¿Cómo? Con un juego muy sencillo: un adulto se pone a una pequeña distancia del niño, frente al mismo, y el otro se sitúa detrás del pequeño. Así, partiendo de esas posiciones, el primero de los mayores le pedirá al bebé que se acerque mientras que el segundo le vigilará para que no se caiga o bien para llevarle de las manos mientras que camina.

4-Zapatos fuera

Hace unos días te dimos a conocer que los profesionales médicos recomiendan que los niños anden descalzos porque esa medida trae consigo un importante número de ventajas. Precisamente una de esas es que ayuda a que puedan comenzar a caminar de manera más sencilla. ¿Por qué? Porque sentir el contacto directo con el suelo les hará sentirse más seguro, al tiempo que les servirá para mejorar notablemente en cuanto a equilibrio se refiere.

No obstante, en el caso de que en casa no tengas suelo radiante y sea en otoño o invierno cuando tu hijo comienza a dar sus primeros pasos, opta por calzarle con unos zapatos que sean muy suaves y blanditos y que tengan la suela flexible.

5-Parque o correpasillos

andar-5

Además de seguir todos los consejos ya mencionados, tampoco te debes olvidar de hacer uso de algunos recursos que contribuyen, de igual modo, a prestarle ayuda a tu pequeño en este momento en el que desea comenzar a andar.

Uno de esos dispositivos es el parque de juegos. Se considera que comprarle uno le será de gran utilidad a la hora de mejorar su equilibrio, básicamente porque empezará a desarrollarlo sujetándose en los laterales del mismo para ponerse en pie por sí solo e incluso dar algún paso.

Otros de los objetos que también pueden serle de gran utilidad en este sentido son el correpasillos o el taca taca. Cualquiera de los dos le facilitará que vaya adquiriendo más confianza, que practique dando pasos, que ejercite sus piernas y que desarrolle también el equilibrio.

Estas cinco recomendaciones son las que consideramos más importantes a la hora de que puedas ayudar a tu hijo a comenzar a dar sus primeros pasos. No obstante, a las mismas hay que añadir otra que quizás es la más importante de todas: ten paciencia. Todos los niños aprenden a andar, pero cada uno necesita su tiempo para conseguirlo. Por eso, no empieces a agobiarte si sus compañeros de guardería ya andan y el tuyo no, no se trata de una carrera, así que relájate.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias