5 consejos para prevenir los catarros en los niños

5 consejos para prevenir los catarros en los niños
catarro-prevenir
Comentar

¡Aaaaaaaachís! Sonido de alarma: tu hijo acaba de estornudar así que es fundamental que te pongas en marcha y empieces a tomar ciertas medidas si no quieres que se acabe resfriando.

En concreto, debes tomar una serie de medidas que son fundamentales para prevenir la aparición de catarros y todo lo que estos entrañan: estornudos, mocos, fiebre…Y es que sólo así conseguirás que tu pequeño goce de buena salud durante la temporada de otoño y de invierno.

En ese caso, te estarás preguntando “¿qué se puede hacer al respecto?”. Muy sencillo poner en práctica los consejos preventivos que te mostramos a continuación:

1-Buena hidratación en todo momento

catarro-1

Indiscutiblemente una de las medidas fundamentales que existen para conseguir evitar que los niños pillen un catarro es que estén bien hidratados. Eso supone que al día beban numerosa cantidad de líquido, fundamentalmente agua. No obstante, también se puede apostar porque tomen zumos naturales y batidos también de ese mismo origen.

2-Evitar los cambios bruscos de temperatura

Una de las cosas que debes evitar en todo momento es que tu hijo esté sometido a cambios bruscos de temperatura, ya que esos podrán provocar que se destemple y, por tanto, que rápidamente sea víctima del catarro. De ahí que sea necesario tomar medidas al respecto como estas:

  • En casa se debe tener la calefacción a la temperatura recomendada, a 20º aproximadamente, para que no sólo no se consuma demasiada energía sino para que el ambiente no esté reseco. De esta manera, se evitará que, si se tiene muy elevada y luego se sale a la calle con frío, ese choque térmico pueda provocar el catarro.

  • Después de la ducha, es importante que al niño se le seque correctamente y que no salga a la calle con el pelo húmedo.

  • En todo momento se debe evitar que el menor esté expuesto a corrientes de aire, ya sea en casa o fuera de la misma.

3-Alimentación sana

catarro-3

Otra medida fundamental que ayuda a prevenir los catarros es seguir una dieta sana, equilibrada y completa. Por esa circunstancia, es esencial que se vigile mucho su alimentación, ya que la misma le ayudará a tener unas defensas fuertes y, por tanto, a que su organismo sea menos proclive a sufrir un catarro.

En este caso concreto que nos ocupa, los pediatras coinciden en subrayar que es esencial que los pequeños tomen muchos productos que les aporten vitaminas, concretamente la C, que es la que reduce las posibilidades de tener un resfriado. Y eso supone que los alimentos más recomendables sean frutas como la naranja o el kiwi.

4-Buenos hábitos de higiene

Una de las cosas fundamentales que hay que conocer del catarro o resfriado común es que se contagia no sólo por inhalación sino también por contacto. De ahí que para evitar que un pequeño lo sufra por cercanía con alguien que ya lo tiene es fundamental que lleve a cabo a diario una serie de buenos hábitos de higiene.

En concreto, es importante que durante el día se lave varias veces las manos y que lo haga de manera correcta y exhaustiva.

5-Vestimenta apropiada

catarro-5

Por supuesto, para evitar sufrir cambios fuertes de temperatura e incluso para no tener frío ahora que bajan las temperaturas de manera considerable, es imprescindible que el niño vaya vestido adecuadamente. Eso supone que vaya abrigado de la manera más correcta: zapatos cerrados, calcetines de algodón, camiseta interior, abrigo o cazadora…

En este caso, es importante prestarle atención a tres partes del cuerpo que son las que “cogen” más frío y, por tanto, las que son más proclives a conseguir que el menor se resfríe: la cabeza, las manos y los pies.

A grandes rasgos, estos podemos decir que son los principales consejos que deben tenerse en cuenta a la hora de prevenir que los niños tengan un catarro. No obstante, si no se han llevado a cabo a tiempo y ahora esos lo están sufriendo, hay que acometer otras medidas que les ayudarán a sobrellevarlo de la mejor manera posible:

  • Deben beber mucho líquido, para no deshidratarse. Con esto nos referimos tanto a agua como a zumo natural de naranja, por ejemplo.

  • En casa deben estar convenientemente abrigados.

  • Cuando tosan deben taparse la boca con el antebrazo, para así poder evitar que el virus se propague por la casa.

  • Deben tomar platos calentitos y saludables, como sopas, así como bebidas que también lo sean, como sería el caso de un vaso de leche con un poco de cacao.

  • Si tienen fiebre, es recomendable acudir al pediatra para que les recete algún medicamento que consiga bajarla.

  • Tener mucha paciencia. El catarro se irá por sí solo en una semana, pero durante esos días, por la fiebre o el malestar general, los pequeños pueden estar irascibles y más sensibles, por lo que los padres deben darles cariño y mimarlos un poquito.

Últimas noticias