Fútbol

El cambio radical del Atlético que ilusiona a la afición

Griezmann
Griezmann anotó el gol de la victoria del Atlético ante el Málaga. (EFE)
0 Comentar

Este Atleti es otro, no se parece en nada al de la primera parte en Girona. Aquellos fueron los peores minutos del cuadro colchonero en años, pero ha llovido mucho desde entonces. Aquel equipo nada tiene que ver con el de ahora. Han pasado de ser dominados por un recién ascendido a dominar con claridad en cada partido. Su última víctima fue un Sevilla que llegaba invicto y sufrió su primera derrota ante un Atlético que le pasó por encima.

Desde entonces han ido a mejor. Remontaron en Montilivi y sacaron un empate con 10 jugadores que bien pudo ser una victoria. A partir de ahí los de Simeone cogieron carrerilla y, a excepción de los choques en Roma y Valencia, han pasado por encima de sus rivales en todos los encuentros. Incluso en el Olímpico y Mestalla merecieron llevarse la victoria, pero no estuvieron acertados de cara a puerta.

Tras el desastre de Girona, Simeone tomó las riendas del asunto para darle la vuelta a la situación. Y vaya si lo hizo. El Atleti se desquitó con una goleada en Las Palmas en la siguiente jornada para disipar todo tipo de dudas. Para ello el Cholo hizo hasta cinco cambios en el once inicial respecto al choque anterior. Entraron Thomas y Godín, que volvían de la sanción, y se unieron a Vrsaljko, Vietto y Correa.

La falta de intensidad en el fatídico primer tiempo de Montilivi casi les cuesta la primera derrota de la temporada. De ahí que Simeone tocara varias teclas para arreglar el asunto en busca de recuperar al verdadero Atleti, ese que apareció en el segundo tiempo. En Gran Canaria ya se vio a otro equipo totalmente distinto, se vio al Atlético de siempre, con intensidad y gol.

Thomas, clave

Thomas es uno de los grandes culpables de la resucitación del conjunto rojiblanco. El canterano fue titular contra Las Palmas y desde entonces lo ha jugado todo, hasta las rotaciones de Simeone el pasado sábado donde fue suplente. Le ha inyectado una marcha más al equipo que todavía no conoce la derrota y es la gran sensación en este inicio. También ha sido clave la vuelta de Griezmann tras cumplir los dos partidos de sanción.

En Roma y Valencia faltó puntería, sin embargo, se vio a un Atleti intenso, peleón, que asfixiaba al rival con su presión y que mereció llevarse los tres puntos. Acto seguido llegó el estreno del Wanda Metropolitano y consiguieron una victoria vital para recuperar la moral. Posteriormente llegó el partido de la explosión. San Mamés fue testigo de la mejore versión del Atlético en lo que va de temporada. De la mano de un Griezmann colosal se llevaron los tres puntos de uno de los campos más complicados de la Liga.

El Sevilla ha sido la última víctima de un Atleti que ha recuperado su olfato goleador, la intensidad y la presión que tanto éxito le han dado en la era Simeone. Se han hecho muy fuertes en su nuevo estadio y ya suman dos victorias consecutivas, con  tres goles a favor y cero en contra. El buen juego en el campo se ha trasladado a la grada en forma de ilusión. Los aficionados están encantados con el cambio radical que ha pegado este equipo y sueñan con hacer algo grande esta campaña.

Últimas noticias