Fútbol

Roma 0-0 Atlético: Champions League

La falta de puntería perdona la goleada rojiblanca

La falta de puntería perdona la goleada rojiblanca
Thomas Partey se lamenta tras errar una ocasión durante el Roma - Atlético
0 Comentar

Volvió a sonar el himno de la Champions. Volvió la competición con la que el Atlético sueña. Y no pudo hacerlo con victoria, aunque dejó grandes sensaciones dándole un baño al adversario en el Olímpico. Dicen que todos los caminos llevan a Roma, por lo tanto todos salen desde la capital italiana. Incluida la vía que quiere coger el conjunto rojiblanco: el camino a Kiev, donde se celebrará la final de esta edición de la Champions el próximo mes de mayo.

La gran novedad del once con el que saltó el Cholo fue Thomas, que se ha hecho con un hueco en los planes del técnico argentino después de su gran inicio de temporada. A su lado, Gabi, compartiendo medular con Saúl y Koke, que dejaron en el banquillo a Carrasco. En la punta del ataque regresaba Griezmann, que formaría dupla con Luciano Vietto. En la defensa, los habituales escuderos de Jan Oblak: Juanfran, Filipe, Godín y Savic.

Los hombres de Simeone saltaron al césped con ganas de llevarse la victoria. Con intensidad, a un buen ritmo. Tanto, que a los dos minutos estuvieron a punto de adelantarse tras una gran jugada colectiva que Saúl mandó fuera su finalización lamiendo la cepa del palo. Y no fue la única oportunidad de la que dispusieron los colchoneros. Griezmann lo intentó de tijera y Vietto también probó suerte sin fortuna.

El Atlético regaló la posesión al conjunto giallorosso, que no sabía encontrar huecos para atravesar el bloque colchonero. Las ocasiones llegaban desde el lado rojiblanco, que incomodaron a la zaga romana, destacando por encima de todos Kostas Manolas, que salvó sobre la misma línea lo que pudo ser un tanto de Koke.

Filipe Luis era un puñal por el costado zurdo. El lateral brasileño recorrió la banda del Olímpico como lo haría un Ferrari en una autopista sin tráfico, generando la mayoría del peligro colchonero. Digno de mención lo es también Oblak. El arquero esloveno estuvo magnífico en las ocasiones en las que tuvo que intervenir para evitar los goles de la Roma.

Thomas, impresionante

Thomas volvió a estar colosal una vez más. El ghanés se está ganando con su trabajo y buenas actuaciones un hueco en el once de Simeone. El africano fue el guardaespaldas perfecto de Koke y Saúl, que participaron activamente en el juego colchonero.

La cruz volvió a ser para Luciano Vietto. El argentino se movió y combinó bien, pero una vez más estuvo desacertado en los últimos metros. Además, en el primer acto cometió un penalti, que por fortuna para el Atlético el árbitro no señaló, al interceptar un centro romano con la mano. Fue sustituido a la hora de juego por un Correa que, una vez más, volvió a revolucionar el partido.

En Roma deberían empezar a pensar en hacerle una estatua a Alisson junto al monumento de Rómulo y Remo. El guardameta brasileño se convirtió en el héroe giallorosso después de sacar dos manos providenciales, una a Vietto antes de que fuese sustituido y otra a Ángel Correa.

En el tramo final del encuentro el choque se rompió. Ambos equipos acusaban el cansancio de un partido muy intenso y disputado. Las piernas flaqueaban pero el Atlético no se resistía. No dejaba de creer. Como fue imposible de creer el fallo de Saúl en el último minuto del encuentro, que pudo haber supuesto la victoria, y por consiguiente, un premio más que merecido para los rojiblancos.

Últimas noticias